José Luis Murcia

Con voz plácida y amable, José Luis Murcia embelesa al hablar de vinos. No solo al hablar, al escribir también. Es un amante puro de este elixir de la vida y defiende con pluma y rigor los atributos del vino español, por encima de otros.

No por nada Murcia es presidente de la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino (AEPEV), periodista de El Mundo y un especialista en la cata, lo que le ha hecho merecedor de uno de los cinco premios que se dan en el prestigioso Concurso Mundial de Vino de Bruselas.

“Nuestra responsabilidad como comunicadores es intentar trabajar a favor del vino”, explica en relación a la labor que realizan desde la asociación formada por periodistas, comunicadores, editores y escritores del vino a los que une la pasión por la vid y la industria vitivinícola.

El vino español en el mundo

José Luis Murcia

El experto, quien es también director técnico de la World Olive Oil Exhibition, explica que España es el mayor exportador de vinos, en cuanto a volumen, con gran diferencia frente a Italia, que está en segundo lugar, o a Francia, que ocupa el tercero, contrario a lo que muchos puedan pensar.

Sin embargo, “en cuanto al valor del vino que se vende, España ocupa el tercer lugar detrás de Francia, que vende vinos más caros. A nadie se le escapa el precio medio de un Château bordelés o de los grandes de Borgoña. Pero es obvio que España está en la cresta de la ola, en cuanto a países que producen y venden”.

En este sentido, asegura que el país europeo ha trabajado “mucho y bien” en los últimos años para ganarse una posición de prestigio. “Probablemente le hagan falta referencias internacionales conocidas, más allá de los vinos riojanos, que son los más famosos. En este momento las zonas menos conocidas se deben posicionar a nivel internacional para que tengan el reconocimiento que merecen”.

Actualmente, Ribera y Rioja son las zonas de vinos más afamadas, y con ello se han convertido en referencia del vino español. Pero existen muchos otros que en ocasiones pasan desapercibidos y que merecen honores. De acuerdo con Murcia, los de Canarias deben hacer más fuerte su voz, o los de La Mancha, Extremadura o Toro.

Autenticidad y sabor único

Petit verdot
La uva Petit Verdot, muy francesa, en el país galo no se usa sino en 2%, mientras que en España se hacen vinos 100% con esta especie, pues madura muy fácilmente

Murcia es un apasionado del vino de su país y en cada evento en torno al vino al que asiste, rescata su extraordinaria calidad. “La ventaja del vino español es que vende autenticidad”, comenta.

“Hay grandes vinos, sobre todo en países del nuevo mundo, que son vinos parecidos o uniformes. Es decir, si tu pruebas un Cabernet Sauvignon de Nueva Zelanda, China o Perú no podrías adivinar el origen”, explica sobre la uva que crece en decenas de lugares en el mundo bajo climas variados.

“Realmente España, Francia e Italia tienen un gran valor sobre sus variedades que son autóctonas, y esto los ubica en una posición claramente diferenciada del resto; en seguida, ubicar la uva los pone en el mapa. El Tempranillo, por ejemplo, tiene un carácter claramente español, así como la mencia o la bobal”.

Por otro lado, pero sin salir de las fronteras, Murcia alaba la tierra y el clima españoles como los propios para germinar, incluso, uvas que no son oriundas. En pocas palabras: “Hay una serie de vinos que no son autóctonos pero que se han consolidado como si lo fueran”. Así, la Petit Verdot, muy francesa, en el país galo no se usa sino en 2%, mientras que en España se hacen vinos 100% con esta especie, pues madura muy fácilmente.

“Lo mismo ocurre en Argentina con la Malbec o en Chile con la Cabernet, que adoptan un lugar importante donde no son originarias”.

Un vino sin madera, por favor

José Luis Murcia

Vegetarianos, fitness, jóvenes que buscan cada vez más los sustentable y lo sano, todos toman vino. Murcia destaca que estos grupos pueden englobarse en uno solo, mucho más amplio, cuyas demandas han ido de la mano con las innovaciones en el mundo de este espirituoso.

“Con los años ha cambiado el criterio de lo que es un buen vino. Hace unos años el señor (Robert McDowell) Parker imponía la dictadura de la madera, se buscaba que los grandes vinos tuvieran una enorme extracción de color y fueran bastante maderizados, contrario a lo que ahora quiere el mundo, y sobre todo, estos grupos”.

El experto explica que con el auge de tendencias gastronómicas diferentes y la búsqueda incisiva por lo nuevo, los jóvenes están marcando la pauta al ir tras “la novedad, la autenticidad, la innovación, requiriendo vinos frescos, sedosos, fáciles, que aporten algo”. Ese consumidor, indica, se ha creado gracias a las diferentes tendencias que crecen en Canadá y Estados Unidos que permean en Europa.

Es por ello que Murcia rescata lo que se está haciendo en la actualidad con muchos fabricantes, pues casi 85% ha dejado la madera para reivindicar la autenticidad de la uva y del “terre”. “Otros de más edad querrán vinos más clásicos, amaderados, pero luego vienen empujando las nuevas generaciones”.

Desmitificar el vino

Tinto de verano
Tinto de verano

Esta premisa, de la innovación y de la búsqueda de los jóvenes por lo nuevo está llevando al consumidor a desmitificar el vino, como se veía tradicionalmente para personas con gran poder adquisitivo. Los hay para todos los gustos.

Así, el periodista defiende los tintos de verano u otros rebajados con gaseosa. “Me parece bien porque es una forma de que se consuma y se inicien en el mundo del vino”.

Los enólogos y sumilleres quizás pensarían distinto. “Son dos puntos de vista diferentes, porque el enólogo, por ejemplo, es un técnico que hace su labor en base a su instinto o en base a lo que le pide la empresa para la que trabaja. Gracias a ellos tenemos vinos de gran personalidad; mientras que el periodista solo juzga varios elementos, y aporta experiencia y gusto”, afirma. Aunque explica que a la hora de escribir de vinos “no hay que dejarse llevar por gustos personales”.

Murcia será, una vez más, el director de catas de Madrid Fusión 2019, donde se le podrá ver en acción en la IX edición de este evento, del 28 al 30 de enero en el Palacio Municipal de Congresos. Para el que se acerque, el experto recomienda no perderse las catas de los vinos de Burdeos, Prosecco, Ribeira Sacra o la de los vinos de Toledo.

Ping Pong

Vino, maridaje personalizado

  • Un vino que no falta en tu mesa: Petit Verdot Rosado-Pago del Vicario
  • El aroma de la infancia: el aroma de monte y de hierbas aromáticas.
  • El vino que te enamora: cualquier champaña de nivel.
  • Si no fueras periodista de vino, ¿qué serías?: periodista de vino.
  • Una cena memorable: muchas con un buen vino, todas las cenas públicas o privadas en torno a la cual haya una conversación memorable y un buen vino.

También puede interesarte: María Isabel Mijares: Cómo diferenciar un Ribera de un Rioja

Comments

comments