catas de agua

Las catas de agua se van popularizando cada vez más en los eventos gastronómicos. Su creciente práctica ha ayudado a que varias compañías se preocupen por envasar aguas de calidad. Pero ¿cómo reconocer sus características?  A continuación dejamos algunos datos sobre en qué consisten estas catas.

Catas de agua: conocimientos básicos previos

1.- El origen

Lo primero que debe conocerse es que existen varios tipos de agua según su origen. Estas pueden ser minerales, de manantial, de pozos profundos o potables. En algunas catas de aguas también se incluyen las gasificadas, especialmente si se habla de los tipos de presentación del líquido en el mercado. La densidad y la turbidez entre una y otra se hacen notables en la cata.

2.- La copa

Este artilugio representa un papel fundamental en toda cata, especialmente en las de agua. Esta debe ser de cristal transparente sin imágenes o estampados. De tallo corto, no importa si la mano toca directo el cáliz, a diferencia del vino, si calienta un poco el agua, con la mano, esto ayuda a elevar los aromas sutiles.

Catas de agua

Etapas de la cata

1.- Visual

En esta etapa se busca transparencia o turbidez y el brillo en el líquido.

2.- Olfativa

En nariz el agua debe presentar un bouquet agradable; pueden surgir aromas minerales, salinos e incluso terrosos.

3.- Gustativa

Las aguas en boca hacen percibir sabores salados, ácidos, dulces, alcalinos, terrosos y otros, que deben ser agradables. En el caso de las aguas gasificadas se aprecia la persistencia, la ligereza y lo carbónico de estas.

También puede interesarte: 5 cosas que no sabías sobre el vino

Comments

comments