El pan es oro, Massimo Bottura

Un grupo de chefs de la talla de Albert y Ferran Adrià, Andoni Luis Aduriz, Joan Roca, René Redzepi, Alain Ducasse, Alex Atala, Daniel Humm, Ana Roš, Gastón Acurio y Mario Batali, entre muchos otros, muestra sus habilidades tras los fogones y esta experiencia es recogida por Massimo Bottura en el libro El pan es oro.

La particularidad es que las más de 150 recetas plasmadas en la obra fueron preparadas en el comedor social Refettorio Ambrosiano que regenta el reconocido cocinero en Milán. Tras una invitación de Bottura, sus colegas asistieron en distintas fechas a la ciudad italiana y dieron muestra de sus dotes. Cada uno debía elaborar tres platos con los alimentos que botarían los supermercados a diario y que son donados para brindar comida a los desfavorecidos.

Recetas extraordinarias con ingredientes ordinarios

En el ejemplar se puede encontrar el pesto de palomitas de Rene Redzepi, las hamburguesas de teriyaki de Yoshihiro Narisawa, el pudín de arroz de Ferran y Albert Adrià y otras exquisiteces, pero lo mejor es que todas se pueden hacer con ingredientes de uso frecuente, que generalmente están en las neveras y despensas de los hogares.

Con la inclusión de la receta que dio origen al nombre del texto, El pan es oro (a base de pan, leche tibia y azúcar), rinde homenaje a su abuela, quien la preparaba frecuentemente. De ella aprendió a reutilizar la comida y esa ha sido su filosofía de vida y su bandera. De hecho, luego de la apertura del Refettorio Ambrosiano, en 2015, ha inaugurado otros comedores comunitarios en varios países y fundó Comida para el Alma, una organización sin fines de lucro para combatir el desperdicio de alimentos, ayudar a quienes están en situación de vulnerabilidad y fomentar la solidaridad.

Tal y como lo ha dicho el chef italiano, hizo el libro “para demostrar que la comida recuperada, excesivamente madura o macada y caducada, así como restos que de lo contrario se tirarían a la basura, no solo es comestible, sino incluso deliciosa”.

También le puede interesar: El señor de los aliños. En busca del sabor perdido

Comments

comments