El atlas comestible

Hay algo más que montarse en un avión y viajar por el mundo. Eso es precisamente lo que muestra Mina Holland en su libro El atlas comestible, un recorrido por la gastronomía de 40 lugares del globo.

La periodista y escritora hizo más que reunir recetas o ingredientes. Como lo ha dicho en repetidas ocasiones, “la comida se compone de historias. He intentado pintar un cuadro con esas historias, que incluya toda la paleta de sabores que eso implica”.

El atlas comestible y sus sabores

Para plasmar su investigación, Mina recorrió las cocinas de algunos países de Europa del Este y las de Alemania, Portugal, Escandinavia, Reino Unido, Francia, Italia, España, Turquía, Israel, India, Tailandia, Vietnam, China, Corea, Etiopía, Marruecos, Estados Unidos, México, Perú, Brasil y Argentina, entre otras. Esto le tomó más de año y medio.

A través de los diferentes capítulos, destaca las especias que se prefieren en cada lugar y las maneras de cocinar y servir. Sus consejos y anécdotas le permiten afirmar: “No tienes que viajar físicamente para experimentar la gastronomía de un país, pues tú mismo puedes recrear esos colores y esos sabores en la cocina de tu casa”.

Sensaciones que trasladan al lector a otras latitudes de forma entretenida y práctica para “rellenar esos espacios en blanco” de conocimiento culinario.

También puede interesarte: El señor de los aliños. En busca del sabor perdido

Comments

comments