Rolado helados

“Un helado siempre es una buena idea”. Para Álex y Rafael, no hay día del año que se escape al deseo de comer una tarrina especial con brownie y nutella; y en Rolado encontraron una solución diferente, al estilo asiático, para hacer su sueño realidad, y el de muchos, cuando llega el calor.

El pequeño local ubicado en la calle Princesa, de Madrid, ya está en la boca de los vecinos. Desde que abrió en abril se ha convertido en una de las heladerías top para visitar cuando las temperaturas tocan los 40 grados.

“Al principio, en primavera, llovió mucho y no nos fue tan bien sino hasta ahora. Ya los vecinos corren la voz, repiten la visita. Queremos que quienes vienen conozcan una nueva manera de comer helado que se puede disfrutar durante todo el año”, dice Álex Nath López, quien con 24 años decidió emprender el negocio junto con su compañero de escuela, Rafael Rubio.

El mejor estilo del Ice Cream Roll

La particularidad del proyecto es la técnica utilizada para hacer el helado, típica de Tailandia, creada en los años ochenta y generalizada en 2015 en Estados Unidos y Reino Unido. Una base de leche que preparan de manera artesanal en las cocinas, es llevada a unas planchas congeladas donde se combina con los ingredientes que escoge el comensal. Justo frente a sus ojos, se trituran y pican con dos espátulas metálicas, que sirven también para darle forma de rollito a la mezcla una vez convertida en helado.

“Básicamente, un día salió un hombre a hacer helados en una plancha y Tailandia lo adopto como su propia técnica. En cuanto llegó a Estados Unidos, explotó como una nueva forma de comer helado”, comenta Álex, quien agrega que la diferencia de Rolado frente a otros locales que usan la técnica, es que no es yogur sino “helado de verdad”, hecho por sus propios dueños de forma artesanal.

Heladería Rolados

El joven emprendedor –quien no se atreve a denominarse como tal aún– abandera como valores de Rolado la calidad y una grata atención. Sus referencias van desde Cold Stone en Estados Unidos, que usa la misma tecnología, pero en una piedra fría, hasta Mistura, otra de las heladerías artesanales sin pérdida en Madrid.

El objetivo ahora es captar la atención del público con nuevos productos que irán introduciendo durante el año, como el bubble waffle, que se rellena con crema y frutas, y será perfecto cuando el cielo cálido de Madrid se torne fresco en octubre. @Patifini

También puede interesarte: 10 terrazas top de verano en Madrid

Comments

comments