Fenavin

“El vino es una circunstancia de vida y placer”. La frase es del apasionado del mundo vinícola, Gonzalo Sol, quien participó esta semana en la charla Los vinos de España, visión global y mundial en el marco de Fenavin, una de las ferias de vino más grandes de España que se realiza cada dos años en el Pabellón Ferial de Ciudad Real.

El encuentro de tres días, que ya suma su décima edición, congregó a más de 2.000 bodegas en plena feria, así como 495.180 contactos comerciales, un 20,47 por ciento más que en la anterior edición, de acuerdo con datos de la propia organización.

Un evento en auge

“El crecimiento y el cambio ha sido realmente espectacular, la mirada del vino desde la compra y venta, pero también las más de 30 mesas formativas para conversar sobre el vino, son de gran importancia para el sector y hay que seguir fortaleciéndolo”, ha dicho Sol durante el encuentro que llevó a que recientemente Fenavin recibiera un reconocimiento de Wine Up 2019 como institución del año en el sector.

Así, Fenavin ha contado este año con una estimación de movimiento económico que oscila entre los 47 y los 54 millones de euros, números representativos si se tiene en cuenta que en un año la provincia vende vino al mundo por un importe de 482 millones de euros. También ha congregado a un total de 18.340 compradores, de los que 4.225 son internacionales procedentes de 104 países, entre ellos, Costa de Marfil, Guatemala, India, Kazajistán, Kirguistán, Madagascar, Montenegro, Sri Lanka, Togo y Uzbekistán.

“Es el motivo de la feria, el negocio, el puro negocio, aquí se viene a vender y a comprar”, ha señalado el director de Fenavin, Manuel Juliá, que ha dejado este año la dirección del evento tras 20 años de trayectoria en el cargo. Ha dejado en claro que, además de esto, la feria es un homenaje a los hombres y mujeres del mundo rural que cuidan el campo, podan las viñas y recogen la uva, así como al bebedor.

Lo mejor de Castilla-La Mancha

Instituciones locales relacionadas con el sector y bodegas de la zona fueron los protagonistas del evento. “Castilla-La Mancha está contagiando a los demás de la pasión por el vino, porque parte importante de nuestra historia tiene que ver con el vino”, ha afirmado Sol durante su alocución.

No por nada, el producto emblemático de Castilla-La Mancha es el vino, la región vitivinícola por excelencia y la tierra del mayor viñedo del mundo. Mientras que, a su vez, Ciudad Real y Albacete concentran los mejores vinos, como los de Vinos Caz, Viña Aljibes, Tudon’s y Tomillar, de acuerdo con los Premios Gran Selección de esta Comunidad Autónoma.

“Ahora la profesionalización es mucho mayor, con las agendas más apretadas y con presencia de todas las bodegas de Castilla-La Mancha que comercializan vino embotellado”, ha explicado el gerente de la DO La Mancha, Ángel Ortega.

Las mejores botellas

Juliá también ha reseñado que “ha sido un largo camino andado para llegar a estas cotas altísimas de calidad en la gestión actual… Además de demostrar que es posible convertir un espacio donde se reúnen las mejores bodegas de España en un lugar en el que se puede saber por dónde va el presente del vino y cuál es su futuro”, ha agregado.

En este sentido, Fenavin ha incluido algunos de los mejores grupos bodegueros como Félix Solís Avantis y Familia Belasco, así como a otros de gran calidad como Clos de Lôm (Comunidad Valenciana), Altanza (La Rioja), Arzuaga (Castilla y León), BSI (Murcia), Cortijo Los Aguilares (Andalucía), Familia Belasco (dos bodegas en Navarra), Ferrer Bobet (Cataluña), Ignacio Marín (Aragón), Pago Los Balancines (Extremadura), Vinos Jeromín (Madrid) y Zárate (Galicia).

@Patifini

También puede interesarte: Malvasía aromática, la apuesta de El Sitio por un blanco diferente

Comments

comments