malbec

Como cada año, el 17 de abril se ensalza la cepa insignia de Argentina con un despliegue de actividades educativas, artísticas y gastronómicas, con el malbec como único protagonista.

La Embajada de Argentina en Venezuela se suma a la celebración de la 8ª Edición del Día Mundial del Malbec, que se festejará a escala global en 70 ciudades de 54 países. Este evento se ha convertido en la bandera del país sureño, gracias a Wines of Argentina, institución encargada de la promoción de la marca “Vino Argentino”.

Con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y de la Corporación Vitivinícola Argentina, el Malbec World Day (MWD) ha contribuido con el posicionamiento del malbec de ese país y ha servido para conmemorar el éxito de su industria vitivinícola nacional.   

INDÓMITO Y VIGOROSO

Día Mundial del malbec 2018

A lo largo de los años, los actos por el MWD se apoderaron por completo de las calles como una expresión artística y cultural.

Los eventos globales prevén una nutrida agenda que incluye actividades para consumidores, ferias de vino y el trade, seminarios a cargo de prestigiosos referentes de la industria, degustaciones y promociones en vinotecas y restaurantes.

Bajo el lema Malbec Argentino: You know me and you don’t”, esta edición pondrá el acento en la riqueza y diversidad de una variedad cuya potencialidad todavía está por descubrirse.

“Un varietal clásico por excelencia, ampliamente conocido por todos, que, lejos de permanecer inalterable en el tiempo, se reinventa constantemente de la mano de una generación inquieta de ingenieros agrónomos y enólogos dispuestos a llevar el malbec a otros niveles”.

RECONOCIMIENTO MUNDIAL

Viñedo de Malbec

En la última década, la vitivinicultura argentina volvió su mirada al terroir para comprender su influencia en los vinos. En este ambicioso desafío, el malbec fue la clave: se transformó en la herramienta para entender cada terroir e interpretar las diferencias.

La palabra francesa “terroir”, en el mundo  vitivinícola, se refiere a un espacio sobre el cual se desarrolla un saber colectivo de las interacciones entre un medio físico y biológico identificable y las prácticas vitivinícolas aplicadas, que confieren unas características distintivas a los productos originarios de este espacio. El terroir incluye características específicas del suelo, la topografía, el clima, el paisaje y la biodiversidad.

“Cada botella de malbec habla de las manos, la destreza y el alma de sus hombres. Este varietal expresa un modo de hacer, un estilo de vida. Involucra técnica, originalidad y pasión”, afirman los voceros de Wines of Argentina.

El malbec pasó de 10.000 hectáreas a 40.000 en los 25 años que van de 1990 a 2015, y alcanzó 57% a la misma fecha del total de vino exportado. Se abrió así la puerta al descubrimiento de una gama inagotable de perfiles de malbec asociados al terroir, a la vez que se extendió la frontera del vino hacia el oeste, en la altura, y hacia el sur y el este, buscando el frío de las latitudes australes o la influencia del océano.

Mientras que la línea de los mil metros define un estilo de malbec con fruta madura y especias, buen cuerpo y taninos voluminosos, la nueva frontera ofrece un perfil de fruta fresca y floral, cuerpo medio a buen cuerpo y taninos jugosos, apalancados por la frescura. Todo un universo desconocido para una cepa mundialmente reconocida.

También puede interesarte: Vinos y aventura son sinónimos en 2018

Comments

comments