Genes de tomates
Foto 123rf.com

El pangenoma del tomate de cultivo y del tomate salvaje fue construido por un grupo de Investigadores del Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos (ARS) y el Biotechnology Institute (BTI). Para ello seleccionaron genes de 725 variedades que están relacionadas, con lo cual esperan crear nuevas familias que tengan características deseadas tanto por productores como consumidores.

Nuevas variedades podrían tener mayor sabor

Con el estudio se pudieron mapear más de cuatro mil genes que no estaban presentes en el genoma del tomate de referencia original. Ya en 2012 se dio a conocer que se había descifrado el mapa genético de las variedades de tomate Solanum lycopersicum (comercial) y la Solanum pimpinellifolium (variedad silvestre).

Los científicos destacaron que se ha producido una severa disminución del número de variedades de una especie. Por esta razón, las generaciones posteriores tienen menos variabilidad genética.

Gracias al pangenoma se pueden identificar genes adicionales más allá del genoma de referencia que podrían estar disponibles y contribuir a mejorar el cultivo de las distintas variedades existentes.

Hasta el presente, los productores se han concentrado en rasgos de interés comercial, como el rendimiento, la resistencia a las enfermedades, la tolerancia al estrés hídrico y la salinidad, el tamaño, el color, etc. No obstante, algunas de las variedades de los tomates que se expenden tienen poco sabor, de manera que el pangenoma podría ser de gran ayuda para una mayor expresión de las cualidades de cada variedad.

También le puede interesar: Cocinar sin gluten, sin huevo y sin lactosa

Comments

comments