¡Hola amigos! ¡Espero que todo esté bien con ustedes! Ya han pasado algunos días desde la ultima vez que nos leímos, y tengo mucho que contarles. Mis clases ya han empezado y no tengo otra cosa que decirles que cada día disfruto más de esta aventura que ha comenzado.

Como ustedes imaginaran mi primer día estuvo lleno adrenalina, sentimientos encontrados, confusión y mucho asombro. Nuestro día empezó en un salón de clases, donde a mis compañeros y a mi nos sentaron al azar, dándonos la oportunidad de empezar a platicar entre nosotros.

International Culinary Center

Uniformados para comenzar

De igual manera la directora de admisiones nos dio la bienvenida y nos explicó cómo sería el día a día en el Instituto. De ahí nos dirigieron a los vestidores para ponernos nuestro uniforme de cocinero el cual consta de pantalones blancos con negro a cuadros amplios que te permitan estar cómodos, una filipina blanca, un delantal, un pañuelo para ponerlo alrededor de tu cuello, un gorro que contenga tu cabello y por último pero no el menos importante, unos zapatos de color negro que te permitan estar cómodo pero que al igual te protejan de una cortada por si se te cae un cuchillo.

Una vez uniformados nos trasladaron a la cocina donde nos introduciríamos al universo culinario.  ¿Cuál fue mi sorpresa? Que ya nos esperaba un maletín con todos los utensilios que usaremos durante todo este tiempo, en el podemos encontrar, cuchillos, globos batidores, espátulas, cucharas, termómetros.

Una vez que nos entregaron nuestro maletín, nos presentaron a la Chef Veronica la cual es nuestra Chef instructora, la que nos enseñaría la magia de lo que es cocinar. Los dejo con esto mis amigos y nos leeremos en una próxima ocasión.

Saludos Tito.

Comments

comments