Año Nuevo

Pasar la noche del 31 de diciembre con un rico menú es la forma más placentera de recibir el año. Además de los principales, suele haber dulces, pasapalos, frutas, panes y muchas bebidas. En cada país tienen su manera característica de comer, así como creencias y supersticiones sobre el tiempo entrante, vinculadas a lo que se sirve.

Son muchos los alimentos que se presentan con un fin determinado gracias a los distintos simbolismos que tienen en diversas culturas. Entre las tradiciones culinarias más resaltantes de la celebración del año nuevo están las siguientes.

Las uvas y otras frutas

uva año

Las uvas son las frutas predilectas de la celebración de fin de año, sobre todo, en países de habla hispana. Esta costumbre consiste en comerse 12 uvas, una dedicada a cada mes del año, por las cuales se piden la misma cantidad de deseos. Dicho reto se originó en España durante el siglo XIX y se mantiene en el país ibérico y muchas naciones de Latinoamérica.

En Filipinas también suelen incluir las uvas, pero porque tienen la tradición de comer frutos o alimentos con formas naturalmente redondas, pues simbolizan el dinero.

En Turquía y Grecia suelen arrojar granadas contra el suelo para que exploten y saquen todo su relleno, como alusión a la prosperidad y la fertilidad.

Las legumbres

Las legumbres, como los frijoles de ojo negro, las lentejas y las judías, son muy comunes en esta fecha especial. Se supone que en países como Estados Unidos e Italia estos granos están destinados a traer riquezas para el año próximo. La costumbre se ha extendido a otras naciones, sobre todo, latinoamericanas.

En Norteamérica preparan guisos con frijol de ojo negro servidos con jamón y también el plato Hoppin’ John, que consiste en judías guisadas servidas con arroz blanco y lentejas. En el país de la bota, por su parte, prefieren las lentejas.

El pescado

pescado año

Indiferentemente del tipo de pescado, varios países europeos adoran servirlo durante este día especial, pues simboliza la venida de mucha suerte. En Portugal no puede faltar el bacalao, así como en Italia y países escandinavos.

El cerdo

cerdo año

El cochino tiene su lugar especial en la última noche de diciembre. En diferentes presentaciones, como jamón, tocino, lechón o pernil, el cerdo no puede faltar para muchos comensales del mundo. En Cuba, toda la familia se reúne alrededor de un cerdo asado para celebrar dicha festividad. Tradición similar siguen en Austria, donde comen cochinillo como elemento principal para atraer buena suerte.

En Alemania, aunque también es muy popular la carne porcina, acostumbran hacer con mazapán la figura de un cochino, la cual lleva el nombre de Glücksschwein. Esta preparación la elaboran en sus países vecinos.

En Venezuela, no puede faltar el pernil horneado, con muchos ingredientes de la época, como aceitunas, vino y pasas.

Panes y tortas

kransekake año

Son variados los productos de panadería y pastelería que componen el menú de fin de año. En Noruega y Dinamarca elaboran el Kransekake, una especie de torta de forma vertical compuesta por anillos que se juntan como una torre, a base de una masa similar al mazapán, elaborada con almendras, huevo y azúcar.

En Grecia está la vasilopita, una torta redonda que tiene una moneda escondida en su interior, con el fin de que le toque a algún comensal y este sea coronado con mucha suerte el año entrante. Similar situación se presenta con el roscón de Reyes en España, pero este se sirve, primordialmente, el 6 de enero.

El pan de jamón no puede faltar en la mesa venezolana, tal como ocurre en nochebuena. Otros, como el panetón, también son muy comunes.

Los fideos

fideos año

En el fin de año japonés es infaltable el toshikoshi soba, un plato a base de fideos. Debido a que son fáciles de cortar, los fideos simbolizan el quebrantamiento de la mala suerte del año anterior, mientras que los fideos largos representan una vida longeva.

¿Qué otras tradiciones gastronómicas de Año Nuevo conoce?

También le puede interesar: Chocolate caliente con ron y mantequilla

 

Comments

comments