Visitar Oporto es un placer para los sentidos, caminar por sus calles en Vila Nova De Gaia en la ribera del río Duero es experimentar que el tiempo se detuvo y que espera tu llegada para compartir su historia. Calles inundadas de bodegas, rabelos y gente que trabaja con amor por un producto único en el mundo, el vino oporto.

Elegir una cava para conocer y degustar sus caldos puede ser una decisión complicada. La oferta abruma al ver grandes casas conocidas internacionalmente y otras muy discretas. Todas ofrecen caldos diversos con gratas experiencias sensoriales, algunas con deliciosos maridajes, otras con música en vivo, recursos audiovisuales, en fin, la oferta es variopinta.

Oporto Offley

Luego de evaluar opciones, decidí visitar la bodega Offley y degustar sus caldos. El motivo: me decanté por la historia de un personaje del mundo del oporto que siempre me ha atraído, el barón de Forrester.

Offley es una marca tradicional de oporto. Fundada en Londres en 1737 por William Offley, como casa de comercio de vinos, se establece en Oporto en 1803 como productora y logra ser referencia en el siglo XIX por la calidad de sus caldos.

El oporto es apreciado por sibaritas y conocedores, pero ¿cómo llegó a internacionalizarse? Los acontecimientos históricos permiten entender el posicionamiento del preciado vino.

En 1678 Inglaterra y Francia entran en guerra y la escasez de vinos franceses, por razones arancelarias, hace que los ingleses consideren como alternativa los vinos portugueses. Además, se conoce un cambio en el gusto “por vinos de mayor graduación alcohólica, más cuerpo y color”, lo que ocasiona que la sociedad inglesa se decante por vinos fortificados. Así se fundan y establecen muchas marcas comerciales, entre ellas, Offley.

Barón Forrester: “el protector del Duero”

Oporto Offley

 

El barón Forrester, Joseph James Forrester, oriundo de Kingston, llegó en 1831 a Portugal con 20 años, a trabajar con su tío en Offley, Forrester & Webber, y marcó un antes y un después en el mundo del oporto, con su energía e ímpetu, al dedicar su vida al Duero.

Su principal legado lo hizo sin ser consciente de la huella que dejaría, con la idea de mejorar la navegación del río Duero. Fue el primero en trazar su mapa, obra que le valió el reconocimiento público como “el protector del Duero” y cartógrafo. A escala internacional, le permitió la entrada en varias sociedades de geografía y de artes europeas. El mapa fue presentado en 1848 a la Cámara Municipal de Porto en sesión extraordinaria.

Oporto Offley
Barrica de 34.000 litros

 

Gracias a experiencias vividas y al amor por el Duero, se volcó a publicar sus inquietudes. Escribió varios panfletos y folletos en protesta por las injustas condiciones de trabajo de los agricultores, así como por el abuso en la tributación, lo que dio pie a una reforma en la legislación que regulaba el comercio del vino. Además, trató en sus escritos temas como la enfermedad de la vid, la forma de mejorar la producción del oporto, propuso cambios y reconsideraciones en las políticas de producción, explotación y contratación, entre muchos otros tópicos.

Forrester, un apasionado del Duero, por su trabajo y dedicación, fue nombrado “barón Forrester” el 25 de abril de 1855 por el rey de Portugal. Así, hoy Offley es un hito en el mundo del vino, del oporto y de Portugal.

En 1996, cambió de manos y ahora forma parte del grupo Sogrape junto con Ferreira, Matheus, Sandeman y otras grandes marcas, con bodegas en Argentina y España.

La visita y la cata

Oporto Offley

Conocer más del oporto, un vino naturalmente dulce, fortificado, diferente, seco y único en el mundo es un deleite.

El recorrido por la bodega de Offley comienza con la exposición de verdaderos tesoros, como una botella vintage de 1900, y otra de 1927. Discurre entre pasillos de toneles de roble francés, cubas de cemento y pasadizos que recrean leyendas míticas de tiempos de piratas. Predomina el olor a madera, humedad y vino fortificado. Destacan a la vista una barrica de 29.000 litros y otra de 34.000.

Vino y toneles por doquier conducen al famoso mapa elaborado por el barón Forrester, para dar paso a la sala de degustación. En la cata degustamos: Offley 10 años, Tawny Porto, LBV 2012, Porto Wine Reserva, Porto Lacrima Branco. Mis favoritos fueron los dos últimos. Porto Wine Reserva es de aroma a frutos rojos y madera de roble. En boca es ligeramente dulce. Porto Lacrima Branco, de aroma intenso a flores, frutos secos y miel. En boca, equilibrado y elegante.

Una visita recomendable con excelente atención.

Coordenadas: Rua do Choupelo, 54, 4400-174 Vila Nova de Gaia

También puede interesarte: Siete curiosidades embriagantes sobre el coñac

Comments

comments