MARGARITA ZINGG
Foto: El Nacional

Una sobresaliente anfitriona es extraordinaria no porque sepa mezclar un coctel, cocine una comida memorable o ponga una mesa inolvidable. Es sobresaliente porque sabe juntar a diversas personalidades: es lo que hace un ambiente extraordinario.

La vida se debe celebrar todos los días, no hay un segundo chance. Usa tus herramientas de estilo y convierte tu hogar en un lugar para pasar los mejores momentos. No importa si es martes en la noche o domingo en la mañana, si es una comida con los hijos o un coctel con los amigos.

Cada día debe ofrecer un evento memorable, ¿por qué no?

Margarita Zingg: La perfecta anfitriona
Foto: Mauricio Donelli

Yo siempre comienzo con una lista y después pienso en los detalles que a mis invitados les gustaría disfrutar. Por supuesto, en mi casa siempre hay flores frescas. Las flores que elijes son tu reflejo. Cada una contiene un mensaje, una emoción y una fragancia, y siempre me divierto pensando cuáles voy a escoger para ese día.

Cuando estoy haciendo la lista de invitados pienso en la comida que les gustaría, en los sabores, en qué especias utilizar, qué textura ofrecer. Cada una tiene una cualidad especial y juntas pueden crear una mezcla deliciosa. Y yo mezclo todo.

Cuando voy a poner la mesa quiero crear una magia especial. No pongo la mesa, la visto. El mantel viene primero y el centro de mesa es el que controla los detalles, a veces mezclo la vajilla, a veces las copas. Todo depende del efecto que quiero lograr.

Margarita Zingg: La perfecta anfitriona

La estrategia para sentar a las personas es muy importante. Hay que unir diferentes tipos pues una mesa de contrastes es muy divertida. Es interesante tener un invitado misterioso o también jugar con los nombres, que cada quien elija su pareja.

La música transforma el humor. Después que se escogen los elementos visuales hay que ir a ella. Sugiero para comenzar algo relajado y una vez finalizada la cena poner lo que más plazca. También se debe estar pendiente de la iluminación. Cada detalle cuenta, por pequeño que sea.

Para recibir a los invitados me gusta ofrecer un coctel. Un martini, que es tan chic. Es como el pequeño vestido negro. Nunca pasa de moda. Pero siempre tengo otros clásicos bajo la manga: un Manhattan, un Americano, una copa de champaña o un Campari. Para los brunch o almuerzos me gustan los Bellinis. Los invitados estarán de un humor fantástico antes de que la anfitriona pueda pestañear.

Margarita Zingg: La perfecta anfitriona

El legendario diseñador Valentino escribió un libro con consejos para convertirse en el anfitrión perfecto y dice que después de una vida creando vestidos soñados para las mujeres muestra ahora su exquisito gusto a la hora de decorar las mesas: Valentino: en la mesa del emperador.

Después de la cena acampo en el salón y sirvo café o infusiones en la bella colección de tazas que he ido haciendo, siempre acompañado de bombones y chocolates. Suelo pasar grappa y coñac. En definitiva, el mejor regalo para los invitados es brindarles un momento de relajación y de gran placer.

También puede interesarte: Cómo doblar servilletas en forma de arbolito

Comments

comments