Cocinar al vapor

Cocinar al vapor es una forma efectiva de probar algo distinto e innovar. Además, es excelente para preparar nuestras comidas y disfrutarlas de manera saludable, y de resaltar su sabor y textura.

Consiste en utilizar únicamente el vapor originado por el agua para la cocción de carnes o vegetales. No es necesario sumergirlos en el vital líquido o en aceite. El proceso se realiza colocando los insumos en un recipiente con agujeros o colador que va sobre una olla con agua hirviendo. Esto en caso de no contar con una vaporera.

Goza de gran popularidad por ser una vía ideal para la alimentación saludable. Otras de sus bondades son:

  • Ayuda a que los alimentos conserven sus nutrientes intactos, a la vez que mantienen su sabor, consistencia y color natural.
  • El vapor hace que las verduras y vegetales pierdan menos minerales y vitaminas. Así, al consumirlas se aprovechan todos sus nutrientes en un solo bocado.
  • Se consumen menos calorías. Para aquellas personas que desean comer bajo en grasas, esta es una excelente opción. No es necesario el uso de aceites y los platos tendrán menos calorías.

Para conocer más sobre esta técnica es importante seguir algunos consejos básicos.

Cocinar al vapor y lucir como un experto

Cocinar al vapor

Suficiente agua

Es vital que la cantidad sea la adecuada. Verter suficiente agua mantendrá la cocción uniforme y por el tiempo necesario. No hacerlo llevaría a interrumpir el proceso para añadir más. En cambio, si la proporción es ideal, todo será constante y sin grandes ebulliciones.

Siempre con tapa

Aunque parezca algo lógico, es conveniente recalcarlo. Si no se tapa el recipiente, el vapor se escapará y no cumplirá su función. Por seguridad, se puede dejar una pequeña abertura para que no se acumule el gas originado por el líquido.

Se debe evitar destapar para verificar cómo va el proceso. Esto ocasionará una disminución de la temperatura y que la comida no se cocine de manera homogénea.

Cocinar al vapor

No restringirse a solo agua

El líquido utilizado para cocinar al vapor no tiene límites. Cualquier insumo puede ser utilizado. Desde caldos de carne, pescado o mariscos hasta los de verduras. Agregar hierbas o unas gotas de vino o limón también es una opción. La idea es darle un toque especial y distintivo a cada almuerzo.

Mientras más frescos, mejor

Una de las principales características de este método es que realza las propiedades del ingrediente. Por lo tanto, si este no presenta una frescura óptima, se notará inmediatamente.

Vegetales al vapor

Condimentar después

Los expertos recomiendan salar y añadir condimentos luego de cocinar los alimentos. Así mantendrán su aspecto y textura en mejor estado.

Aprovechar lo restante

Al cocer cualquier ingrediente, también se está haciendo un caldo nutritivo que puede ser aprovechado para otra ocasión. Lo ideal es reservar el agua que va adquiriendo la esencia de lo que se está cocinando.

Sin dudas, es una alternativa perfecta para saborear algo desde otra perspectiva.

También le puede interesar:  Tips para cuidar sartenes y ollas de teflón

Comments

comments