En el extenso y maravilloso mundo de la gastronomía es muy larga la lista de grandes personalidades. Cocineros que cuentan con un prestigio inquebrantable. Esta valoración de su trabajo es obtenida por la calidad del mismo y la apreciación de los comensales y críticos. Sin embargo, catalogar a los profesionales de la cocina, entre ellos, parece muy difícil. Pero existe una competencia que premia a los mejores del mundo: el Bocuse d’Or.

El premio a la buena cocina

De manera popular se menciona que es el equivalente culinario a los juegos olímpicos, categorización que describe al Concours Mondial de la Cuisine Bocuse d’Or. Un certamen que reúne a grandes celebridades de los fogones que luchan por acreditarse como los más destacados del planeta.

La historia del concurso se remonta a 1987 y Paul Bocuse fue quien dio su nombre al galardón. El insigne cocinero francés tuvo la inquietud de reunir a colegas y crear un evento gastronómico diferente. Replicando los principales conceptos de competiciones deportivas, el objetivo era dar un espectáculo relacionado con la alta cocina.

Se realizó en las instalaciones del hotel SIRHA, los días finales del mes de enero, en la ciudad de Lyon y fue un rotundo éxito. Allí, 24 profesionales se dieron cita para demostrar sus habilidades. El primer ganador fue Jacky Freon, quien llevó la bandera de los locales.

Desde entonces, el mundo de la gastronomía se interesa de gran manera, razón por la cual se decidió celebrarlo cada dos años. Ya van 16 ediciones ininterrumpidas en 30 años. La próxima será en 2019.

La cobertura mediática cada vez es mayor, como la intención de los chefs de participar. Desde 2007 se estableció un proceso de preselección por continentes para filtrar y escoger a los competidores. Esto lleva a un conglomerado de pruebas previas para acceder a la gran final.

Los ganadores

Equipo de USA, ganadores en 2017

Si algo caracteriza a la nación organizadora es la calidad de su comida. Esto se ha evidenciado en los vencedores. Francia ha ganado la mitad de los eventos, con ocho triunfos.

Noruega también ha demostrado las destrezas de sus cocineros. Cinco ediciones se han acreditado los representantes del país nórdico. Suecia y Dinamarca se han llevado el oro en una ocasión.

Estados Unidos, con constantes segundos lugares, alcanzó por fin el ansiado premio en 2017. El encargado fue Mathew Peters.

Habilidad y excelencia

Premio de cocina Bocuse D´Or

Los equipos están integrados por dos cocineros. Uno líder y otro asistente, que debe ser  menor de 22 años al momento de la competición. Cada conjunto dispone de cinco horas y 35 minutos para trabajar. El objetivo es preparar dos platos, uno de pollo y otro de pescado.

El jurado se compone de 24 críticos y expertos gastronómicos. Estos evalúan aspectos de perfección de la presentación, en términos de habilidad técnica, sofisticación de cocina, creatividad y belleza. Se dividen en dos grupos, uno encargado del platillo de carne y otro del pescado. Los criterios de puntuación son determinados por la calidad de la comida (40 puntos) y presentación (20 puntos). En caso de que exista algún empate, se otorgarán otros 20 puntos, por trabajo en equipo y limpieza.

El cocinero líder con mayor puntuación se lleva el trofeo Bocuse d’Or, que representa a Paul. Además, un premio en metálico de 20 mil euros. El segundo lugar se lleva 15 mil y el tercero, 10 mil.

Su precursor

Paul Bocuse

Paul Bocuse es un gran representante de la cocina de Francia. A sus 91 años cuenta con una trayectoria envidiable. En un período de cuatro años, entre 1961 y 1965, alcanzó las tres estrellas Michelin.

Su leyenda es tan grande que ha sido catalogado en dos ocasiones como “cocinero del siglo”. En una oportunidad, por los críticos Henri Gault y Christian Millau, en 1989. En otra, por el Culinary Institute of America, la escuela de cocina más importante de Estados Unidos, en 2010. Además, pertenece a la legión de honor francesa desde 1975.

Su estilo en su principal restaurante, L’Auberge, va orientado a lo naturista, simple y dietético.

Con la creación de la competencia que lleva su nombre, el chef ha generado todo un movimiento interesante, a través de la gastronomía. Un legado que perdurará por años, siempre en la búsqueda de la excelencia en la cocina.

Con información de Bocuse d’Or.

También le puede interesar:  El instituto para ser un maestro del vino

Comments

comments