usos de los marshmallows

Los marshmallows son de esas golosinas que, aunque son muy dulces, no puedes parar de comer. Su textura suave y esponjosa los vuelve irresistibles. Por lo general suele asociarse con las comidas de campamento; sin embargo, existen otros usos para los marshmallows que te encantarán.

9 usos para los marshmallows.

  1. Agrégalos a una taza de chocolate caliente o café con leche. Preferiblemente malvaviscos en miniatura o sino, picados en trocitos.
  2. Mantén suave la azúcar morena. Para evitar que se endurezca, un puñado de mini malvaviscos en la azucarera proveerá una delicada humedad que prolongará la frescura del azúcar.
  3. Úsalos como cubierta de cupcakes. Minutos antes de que los dulces salgan del horno, coloca un malvavisco (o varios mini) en los topes; tendrás una suave y deliciosa decoración sin ningún esfuerzo.
  4. Sírvelos con fondue de chocolate. Son ideales para sumergir en una fuente de chocolate o una ollita de fondue dulce.
  5. Pícalos en trocitos y agrégalos al cereal con leche. Muchos cereales vienen con mini malvaviscos incluidos; pero están secos y duros, mejor agrégale unos suavecitos tú mismo.
  6. Asados. Un clásico que todo amante de los malvaviscos debe probar. Si no estás de campamento, pínchalos con un palillo o tenedor y dora cerca del fuego de la hornilla (cuidado que se queman fácilmente).
  7. Hazte un sándwich. Cocina 10 segundos los malvaviscos en el microondas y luego sirve entre dos galletas suaves. A los más pequeños (y a lo más dulceros) les encantará.
  8. Congélalos. Después de algunas horas bajo cero, su textura cambia y es más pastosa; pruébalos y descubrirás una nueva faceta muy sabrosa de los malvaviscos.
  9. Mézclalos con cotufas dulces. Lo crujiente de las palomitas de maíz acarameladas y la suavidad de los malvaviscos crean un contraste muy agradable.

Comments

comments