Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

Una ciudad de ensueño. Roma es una de las urbes que casi todos quieren visitar al menos una vez en su vida. Famosa por su historia, sus lugares turísticos y tantísimo más, entre lo mejor está su deliciosa variedad gastronómica, insoslayable en cualquier localidad italiana. En el caso de la capital, son diversas las opciones para disfrutar sus sabores más tradicionales.

Platos que se pasean por las mesas de los romanos y que los turistas están obligados a conocer para descubrir también esa suculenta identidad gastronómica.

Alcachofas

Alcachofas a la judía Comer en Roma
Alcachofas a la judía / Foto vía: 123rf.com

Toman el protagonismo en una de las comidas más icónicas. Se pueden preparar de dos maneras diferentes: a la romana y a la judía. Las primeras se rellenan con ajo, menta, sal y pimienta. Luego se colocan boca abajo en una olla llena con aceite y agua a partes iguales y se cocinan por media hora. Por otro lado, las judías, se abren en forma de flor y se fríen hasta dejarlas bien crocantes.

Saltimbocca alla romana

saltimbocca alla romana Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

Una preparación sencilla, pero muy apreciada. Consta de carne de ternera enrollada con prosciutto (jamón curado italiano) que se cocina en mantequilla y se sazona con hojas de salvia.

Porchetta

Porchetta Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

En muy tradicional en varias regiones del centro de Italia, incluida Roma. Consiste en un cerdo deshuesado que se enrolla sobre sí mismo, con o sin relleno, que se cocina por unas cuatro o cinco horas. Una de sus características es que el proceso de cocción elimina gran parte de la grasa de la carne.

Queso pecorino de Roma

Pecorino romano Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

La península itálica está plagada de buenos quesos. En este caso, el producto lácteo cuenta con Denominación de Origen Protegido (DOP) que le da un aval de altísima calidad. Es de pasta dura y debe estar elaborado con leche de oveja. Es muy usado para rallar sobre pastas.

Trippa alla romana

Trippa alla romana Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

Pueden entenderse como un equivalente de los callos españoles. Se preparan con tripas de ternera o buey, por lo que tienen un sabor fuerte y marcado. Se acompañan con pecorino, salsa a base de tomate, menta y un sofrito de verduras.

Puntarelle

Puntarelle Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

La puntarelle es una especie de achicoria muy cosechada en Roma y bastante apreciada por su sabor amargo. Se sirve picada finamente con aceite de oliva, anchoas y una salsa similar a la mayonesa.

Coda a la Vaccinara

Coda a la Vaccinara Comer en Roma
En ocasiones se acompaña con algunos tipos de pasta / Foto vía: 123rf.com

Rabo de buey que se corta en trozos y se cocina por horas en manteca de cerdo, mantequilla y hierbas. Se suele usar para acompañar pastas o como plato principal. Su nombre se debe a los trabajadores de los mataderos: los vaccinari.

Supplì

Supplì Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

Croquetas hechas con una masa de arroz cocinado en caldo de carne, rellenas con un trozo de queso mozzarella, empanizadas con pan rallado para freírlas. Normalmente, se les conocen como Supplì al teléfono, por la forma de hilos que toma el queso cuando se corta.

Crostata di Visciole

Crostata di Visciole Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

Uno de los postres de la capital italiana. Es una tarta que tiene como ingrediente principal cerezas típicas de la región. Se acompañan con azúcar glas y, en ocasiones, con queso ricotta para obtener una variedad de sabores.

Maritozzo

Maritozzo Comer en Roma
Foto vía: 123rf.com

Un bollo de harina con uvas, naranjas confitadas y piñones que se abre y se rellena con crema batida. Su nombre deriva de sus orígenes como regalo de bodas, siendo una forma burlesca de decir “esposo”.

También le puede interesar:  El tiramisú, un postre italiano con una historia incierta

Comments

comments