Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

Los pequeños detalles, por más ínfimos que parezcan, siempre pueden marcar la diferencia. Al momento de disfrutar de cualquier tipo de bebida es importante tomar en cuenta la copa o el vaso adecuado para servirla. De esta forma, sus propiedades y características podrán apreciarse mejor en cada sorbo.

Servir el vino o licor en su copa o vaso correspondiente, sin duda, hará que el momento de beberlo sea más placentero. Por ende, conocer cuál es el fin de estas creaciones es muy útil para las noches de tragos y cocteles.

Primero, es importante saber que cada copa o vaso cuenta con sus respectivos elementos que tienen un grado de relevancia en su utilización. Ambos comparten la boca, apertura superior, y la base, que lo sostiene. Por otro lado, la copa cuenta con cáliz, parte que contiene el líquido, y el fuste, extensión que soporta al anterior, mientras, en el caso de los vasos, se toma en cuenta la altura.

Copa de vino

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

Existe una variedad según el tipo de vino, aunque comparten muchas semejanzas. Para los tintos, el fuste es largo y la boca es ancha, de manera que se puedan percibir mejor los aromas de la bebida. Si se trata de blancos, la boca es más estrecha y el fuste, también conocido como pierna, usualmente más corto. Sin embargo, ambas copas pueden ser usadas sin mayores diferencias, aplicando esto también para los rosados.

Es importante conocer que las copas de vino se toman por el fuste, con el fin de evitar que se caliente la bebida.

Copa flauta

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

La aliada de los vinos espumosos. Su cáliz es largo y aflautado, lo que evita que escape el gas, de manera que este puede verse burbujear a través del cristal.

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Copa de tulipa o tulipán 

Además, también están las tipo tulipán. Su nombre honra a las hermosas flores homónimas. Igual que las tipo flauta, son para espumosos, con un cáliz que se abre y luego se cierra para mantener los gases.

Copa Pompadour

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Anteriormente, era la opción predilecta para disfrutar del espumoso francés / Foto vía: 123rf.com

Conocida también como “copa de champagne” era la más tradicional y común en la antigüedad. Sus orígenes, según algunas fuentes, datan del reinado de Luis XVI en Francia, a finales del siglo XVIII. Habría sido un encargo de su esposa, María Antonieta, quien pidió que el molde de la copa fuera su seno izquierdo, dándole su forma característica de boca ancha. Sin embargo, en para entonces se corrió el rumor de que, en realidad, fue hecha con los senos de Madame Pompadour, una de las amantes del monarca. Por otro lado, algunas fuentes indican que es mucho más antigua de lo que se cree.

Perdió su popularidad a finales del siglo XX, donde comenzó a ser reemplazada por la tipo flauta.

Copa de coñac

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Copa de coñac, también conocida como globo / Foto vía: 123rf.com

En esta, el fuste apenas separa la base del cáliz, que es de gran tamaño y capacidad. Se usa para beber brandy y coñac.

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Copa balón / Foto vía: 123rf.com

Parecida a la anterior está la copa balón, que se diferencia por tener un fuste más largo. Ideal para el coñac, el brandy, la ginebra y otras bebidas caracterizadas por ser muy aromáticas.

Copa de coctel

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

Conocida por muchos como “copa Martini”, ya que es donde suelen servir este tipo de coctel. Su boca es sumamente abierta y está ideada para cocteles fríos que suelen decorarse con frutas o aceitunas.

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
La copa de margarita tiene una forma particular / Foto vía: 123rf.com

El coctel margarita también cuenta con una copa específica, donde los bartenders suelen servirlo. Su particularidad está en un caliz pequeño que se hace grande de forma brusca para finalizar en una boca amplia.

Copa huracán

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

Debe su nombre a su peculiar forma estilizada, que da cierto grado de atractivo a los cocteles. Es de gran capacidad por lo que es usada para bebidas con toque tropical o que conlleven una decoración considerable.

Vaso Highball

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

De gran altura, es perfecto para los llamados “tragos largos”, que incluyen soda, agua u otros diluyentes. Su capacidad oscila entre los 225 y 355 mililitros y es excelente para cocteles con o sin hielo.

Vaso Collins

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

Adquirió su fama gracias al coctel Tom Collins. Es muy parecido al Highball, pero el Collins es de menor grosor. Sirve también para cocteles suaves y tragos largos.

Vaso de shot

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

El popular shot es infaltable a la hora de disfrutar de bebidas como el tequila, que se consumen en pocas cantidades. Son vasos pequeños, que tienen la finalidad de contener una medida reducida.

Vaso Old-Fashioned

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

El mejor amigo de los amantes de los tragos “en las rocas”. En este se sirve whisky o cocteles, normalmente, con hielo. Es de tamaño mediano, llegando a una capacidad máxima no superior a los 200 mililitros.

 Vaso Pilsner

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Vaso Pilsner / Foto vía: 123rf.com

Ancho y sumamente alargado, pensado para beber cervezas claras. Su cuerpo va ensanchándose de abajo hasta la boca, de forma similar a un cono, lo que facilita mantener la espuma y apreciar el color del fermentado.

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Vaso Weizen / Foto vía: 123rf.com

A su vez, existen otros como el weizen, que suelen confundirse con el anterior. Este es más estrecho en su parte inferior y se hace más grande arriba.

Jarra de cerveza

Dime que bebes y te diré en qué servirlo
Foto vía: 123rf.com

Los verdaderos cerveceros se deleitan con ella. Es una enorme, y muy vistosa, jarra de vidrio que se caracteriza por ser larga, ancha y tener un mango para sostenerla. Puede llegar a contener hasta medio litro de la bebida espumosa

Esta es solo una muestra de la variedad que existe. Sin embargo, los aquí descritos son vitales para aclarar dudas si se quiere beber un buen vino o un coctel, y saber dónde servirlo.

También le puede interesar: Utensilios vitales para los entusiastas de la coctelería

 

Comments

comments