Fondue

Ya de por sí el hecho de pronunciar la palabra fondue es sinónimo de un momento romántico, en compañía de esa persona tan especial. El nombre de tan famoso plato deriva del francés y significa fusión, en alusión a lo que sucede cuando el queso se calienta.

Sus orígenes están en Suiza, específicamente en el cantón de Valais, durante el siglo XVIII. En esa época, mientras duraba el frío, las familias de escasos recursos acudían a quesos y panes viejos para alimentarse. Por su precio, la comida fresca pasaba a ser una exclusividad de la clase pudiente. La práctica de los granjeros alpinos incluía ajo y hierbas para dar sabor. Pinchaban el queso endurecido, lo frotaban con ajo y lo rociaban con vino, para luego acercarlo al fuego. La costumbre se fue extendiendo por las ciudades y se volvió una tradición.

Sin embargo, ya en 1699 se hacía referencia a una receta que aparecía en libros de cocina, de nombre Käss mit Wein zu kochen, que significa cocinar con queso y vino. En cuanto a la versión con queso, como se conoce en la actualidad, se afirma que fue escrita por primera vez alrededor de 1875, en la región francesa de Ródano-Alpes.

En Suiza, el fondue es el plato nacional oficial

Fondue de queso

Por haber nacido en el país de los Alpes, en 1930, la Unión Suiza del Queso declaró el fondue como el plato nacional oficial de Suiza. La decisión formó parte de una campaña para aumentar el consumo de queso.

Si bien el más conocido se hace con queso gruyere y emmental, en las distintas regiones de Suiza se utilizan quesos producidos localmente. Cualquiera que sea el ingrediente, lo mejor es llegar al fondo de la olla, cuando el queso está más espeso y lleno de sabor.

El origen del fondue de carne

Fondue de carne

En cuanto al de carne, existen distintas versiones pero dos de ellas son las más difundidas. Una que se remonta a la Edad Media, en la región francesa de Borgoña. Se dice que allí los trabajadores de los viñedos debían permanecer en el campo y no tenían tiempo para comer. Por eso, sus patrones comenzaron a utilizar ollas de aceite hirviendo, que estaban disponibles durante todo el día, para que los recolectores de uva pudieran cocinar pedazos de carne que traían de casa.

La otra historia narra que luego de la Segunda Guerra Mundial chefs suizos francófonos buscaron una opción para la tradicional mezcla de quesos y comenzaron a cocinar carne en aceite caliente. A este procedimiento se le bautizó con el nombre de fondue Bourguignon.

Asia sobre caldos

Fondue Asia

Asia también tiene su cuota de participación en esta comida. Allí, las ollas calientes en las cuales los comensales cocinan trozos de carne, mariscos o vegetales sobre aceite o caldo son muy comunes.

Se cuenta que hace muchos años un suizo visitó China y le sirvieron un plato similar al fondue, pero cocinado sobre caldo, en lugar de aceite. Al regresar a su país, comenzó a difundir este preparado entre los chefs y surgió el fondue Court Bouillon.

El de chocolate se inventó en Nueva York

Fondue de chocolate

En el Chalet Suisse, un pequeño restaurante de Nueva York, su dueño y chef, el suizo Konrad Egli, inventó el fondue de chocolate. Lo hizo en 1964, para apoyar una campaña de marketing de la empresa suiza Toblerone.

El conocido chocolate acababa de llegar a Estados Unidos y, para darlo a conocer, a Egli se le ocurrió algo tan original como hacer un fondue con el producto. Sería la primera comida de este tipo en una presentación dulce. Aunque muchos suizos pensaron que era algo descabellado, el chef continuó hasta desarrollar su deliciosa idea.

De quesos, carnes, mariscos o chocolates, solo hay que pinchar los distintos alimentos y llevarlos a la olla.

También le puede interesar: El particular y gastronómico origen del salario

Comments

comments