Guías gastronómicas

Corría el año 1900 cuando salió la primera de las guías gastronómicas más famosas y prestigiosas de la historia. Se trata del libro rojo, la biblia de la gastronomía, el directorio de la buena mesa, la guía Michelin. Gracias a su éxito, se fueron creando a lo largo de los años otros compendios para replicar las premisas de valoración de Michelin. Esto con el fin de ofrecer a los viajeros una luz y dirección en la búsqueda de buenos restaurantes y hoteles.

Estos ejemplares han mutado de un simple directorio a un referente culinario. Sus apreciaciones han llegado a estimarse de tal forma que tanto cocineros de larga trayectoria, como los que se inician, desean y trabajan con tesón para conseguir las diferentes distinciones otorgadas por estas listas. Le invitamos a sumergirse en un recorrido por tres de las que tienen más renombre.

3. Guía Michelin

Dentro de las guías gastronómicas, Michelin es la que goza de mayor prestigio. Sus inicios datan del año 1900, cuando la cadena francesa de cauchos automovilísticos homónima creó un directorio de hoteles y restaurantes para regalar a sus clientes. No fue sino hasta 1931 cuando se empezaron a otorgar las conocidas y tan cotizadas estrellas.

Los comedores se califican en una escala de uno a tres astros. La primera puntiaguda indica que un restaurante es muy bueno dentro de su categoría. La segunda destaca la calidad de su cocina. La tercera resalta como excepcional al restaurante y lo califica como digno de un viaje únicamente para comer allí.

Año tras año, los 800 inspectores anónimos de la guía roja visitan establecimientos de todo el mundo para juzgar calidad del producto, punto de cocción, sabor, relación calidad-precio o la creatividad del chef, entre otros aspectos. Después de una acuciosa y encubierta inspección, estos fiscales determinan si un comedor es digno de conseguir o continuar llevando la prestigiosa distinción. Cabe destacar que no es tarea sencilla obtener las luminarias y mucho menos mantenerlas; incluso, algunos chefs han renunciado a ellas para librarse de las ataduras y presiones que implica satisfacer a los inspectores.

Te puede interesar: El lado oscuro de las estrellas Michelin 

2. The World’s 50 Best Restaurants

¿Qué se necesita para ser considerado el mejor restaurante del mundo? La respuesta a esta pregunta la tienen los inspectores de la lista The World’s 50 Best Restaurants. Este top de los más destacados del planeta tuvo su génesis en el año 2001, bajo la dirección de la revista británica Restaurant. Su objetivo era servir como una opción a otras guías consolidadas en el sector.

The World’s 50 Best Restaurants cuenta con la opinión de más de mil expertos, entre chefs, periodistas, escritores gastronómicos o críticos. Este millar de personas se organiza en las 27 regiones en las que The Diners Club® World’s 50 Best Restaurants Academy divide al mundo.

Al momento de determinar quiénes integrarán la lista, los expertos deben participar en un juicio. Allí, cada inspector cuenta con siete votos para una región diferente de la suya. Además, para asegurar objetividad, ninguno de los jueces puede votar por un negocio con el que tenga una vinculación directa o indirecta.

Te puede interesar: The Latin America’s 50 Best Restaurants 2017

1. Guía Repsol

En España existen varias guías gastronómicas, pero ninguna es tan bien estimada por los comensales y cocineros como la Repsol (antigua Guía Campsa). Su primer tiraje salió a las calles ibéricas en el año 1979. En aquel entonces, este directorio del viajero otorgaba desde uno hasta cuatro soles, esta última distinción indicaba la cofradía de la buena mesa.

Después de varias reinvenciones, altas y bajas, en 2009 dejó de llamarse Guía Campsa y pasó a Guía Repsol. Bajo el lema “nadie conoce mejor la carretera que quien siempre está en ella”, la marca de gasolineras ofreció a sus usuarios un directorio que recopila más de mil 500 restaurantes, información sobre 800 destinos turísticos y 600 hoteles por toda la región ibérica.

Aunque en sus inicios se otorgaban cuatro soles, con el tiempo esto cambió y la máxima se redujo a tres: un astro, una cocina de gran calidad; dos, excelencia de la cocina y servicio del restaurante; y tres para aquellos que se distinguen como los mejores restaurantes del año.

Te puede interesar: David Muñoz, el chef más joven en conseguir tres soles Repsol

Comments

comments