Dulces masas fritas
Foto 123rf.com

Si hay un momento que tanto niños como adultos esperan con ansías es el espacio que reservan para comer esas preparaciones que sirven de cierre a las comidas o como paréntesis en horas de la tarde. Aunque existe variedad, una sorpresa muy agradable en la mesa serán las dulces masas fritas en distintas versiones.

Desde la más sencilla hasta la más elaborada, todas tienen su encanto. Lo mejor es que en la mayoría de los casos, los ingredientes principales son simplemente harina, agua, azúcar y aceite. Además de, por supuesto, los aromas y rellenos que se le vayan a agregar.

Entre gustos y nacionalidades

Churros

Churros con chocolate
Foto vía 123rf.com

De los más populares y preferidos por los consentidos de la casa. Muy difícil no escuchar su nombre y asociarlos, casi de inmediato, con un buen chocolate caliente. En cuanto a su origen, una teoría afirma que los churros fueron llevados desde China hacia Europa por los portugueses. Según otra historia, los españoles comenzaron a hacerlos para reemplazar el pan.

Torrijas

Torrijas
Foto 123rf.com

Solo mencionarlas, el aroma a canela aparece. De larga tradición en España, ya se conocían en la época de los romanos, pero no como se preparan en la actualidad. Aquí el pan duro se luce y no es necesario esperar la Semana Santa.

Struffolis, cicerata, cicerchiata, pignolata

Struffolis o cicerata
Foto 123rf.com

Aunque se asocian a la Navidad napolitana, parece que los struffoli fueron inventados por los griegos y llevados a Italia.

Loukoumas

Loukoumas
Foto 123rf.com

Procedente de Grecia, Turquía y el Medio Oriente. Se acostumbra consumirlo en el Hanukka, así como en los funerales, en Turquía.

Ingredientes

Preparación

  • Espolvorear la levadura sobre el agua tibia en un tazón y dejar reposar durante cinco minutos hasta que la levadura se suavice y comience a formar una espuma cremosa. Aparte, en un tazón grande, mezclar la leche tibia, el azúcar y la sal, y mezcla bien. Verter la mezcla de levadura en la mezcla de leche y combinar.
  • Agregar la mantequilla, los huevos y la harina hasta que la mezcla forme una masa suave. Cubrir el recipiente y dejar que se levante hasta que se duplique su volumen, aproximadamente 30 minutos. Revolver bien la masa, cubrir nuevamente y dejar crecer 30 minutos más.
  • Mezclar la miel y 1/2 taza de agua en una cacerola y hervir a fuego medio-alto. Apagar el fuego y dejar que el jarabe de miel se enfríe.
  • Calentar el aceite en una sartén o caldero.
  • Con las manos húmedas, hacer bolitas con la masa, cuidando de no manipularla mucho y freírlas por lotes en el aceite caliente. Esperar a que doren y voltear para cocinarlas uniformemente.
  • Escurrirlas en una bandeja con papel absorbente y, al momento de servir, rociar con miel y espolvorear con canela.

Roscas, rosquitas, donas, crullers

Donas
Foto 123rf.com

Puede afirmarse que están en todo el globo terráqueo. Con sus nombres y características propias de cada nación, lo básico se mantiene. Así es, se trata simplemente de anillos que se hacen uniendo los extremos de un pedazo largo de masa que se fríen. Pueden ser sencillas, cubiertas de azúcar o con algún sabor en particular y rellenas. Las donas son muy populares, así como las rosquitas de anís.

Rosquitas de anís dulce
Foto 123rf.com

Rosquitas de anís

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 750 gramos aproximadamente de harina
  • 200 gramos de azúcar
  • 250 mililitros de leche
  • 100 mililitros de aceite
  • 16 gramos de polvo de hornear
  • 60 mililitros de anís
  • Ralladura de limón
  • Una pizca de sal
  • Aceite de girasol para freír
  • Azúcar para rebozar

Preparación

  • Batir los huevos y el azúcar. Agregar una pizca de sal, el aceite, la leche, el anís y la ralladura del limón. Remover.
  • Mezclar la mitad de la harina con el polvo de hornear y tamiza encima del bol. Batir.
  • Añadir la harina poco a poco hasta que la masa se espese. Debe quedar una masa blanda.
  • Espolvorear la mesa con harina y trabar la masa hasta que tenga la consistencia deseada. Debe quedar blanda, pero que se pueda trabajar para formar las rosquillas.
  • Tapar con un paño y deja reposar 10 minutos para que sea más manejable.Transcurridos ese tiempo, con las manos enharinadas, tomar porciones de masa del tamaño de una nuez  y modelar las rosquillas.
  • En una sartén con abundante aceite, freír las rosquillas de anís caseras dejando que se doren por los dos lados.
  • Retirar de la sartén y pasarlas a un plato con papel absorbente. Aún calientes, llevarlas a una bandeja y rebozarlas con azúcar.

También le puede interesar: ¡Tequeños para todos!, siempre cabe uno más

Comments

comments