Diferencia entre yogur griego y natural

El yogur griego, es denso de cuerpo y muy cremoso. Su consistencia más espesa es una combinación entre el yogur y el queso. Tanto el yogur griego como el natural son alimentos muy recomendables, lo realmente importante es procurar que sea en su forma natural, es decir sin azúcares añadidos, saborizantes y colorantes. Hoy en día encontramos en el mercado una gran variedad de productos con diferentes ingredientes y añadidos que convierten a este derivado de la leche en una opción menos saludable. La única diferencia, en términos de producción, es que el yogur griego se filtra para eliminar el suero líquido y, por lo tanto tiene una consistencia más espesa. Los yogures son una buena fuente de calcio y proteínas, además de contener bacterias beneficiosas que ayudan a facilitar la digestión.

Yogur: beneficioso y delicioso

No importa el estilo de yogur que comas, porque el alimento en sí es bueno para la salud. Una porción de 8 onzas, es decir, (220 g) de yogur proporciona el 25 por ciento más de calcio que una taza de leche, que el contenido de potasio de un plátano y que la proteína que obtendrías a partir de un huevo. Tanto el yogur griego, como el yogur regular están llenos de calcio, proteínas, riboflavina, vitamina B-12, fósforo y potasio.

El uso del yogur griego para la gastronomía, se ha volcado en numerosas ideas creativas entre las que destacan: Parfait de frutas y yogur, kibbe en salsa de yogur, tostada con yogur y salmón ahumado, pastel de cangrejo y salsa de yogur. A continuación presentamos un delicioso batido de yogur y manzana, muy fácil de realizar. Esta receta hará cambiar tu forma de ver y disfrutar los batidos.

 

Ingredientes

  • 4 yogures naturales
  • 100 mililitros de leche fría
  • 2 yemas de huevo
  • 4 cucharaditas de miel
  • 2 manzanas peladas y cortadas en cuartos
  • 250 mililitros de agua
  • 1 ramita de canela
  • 2 cucharaditas de canela en polvo

 

Preparación

  1. Batir en un bol los yogures, la leche y las yemas de huevo. Todos los ingredientes deben estar fríos. Añadir la miel y remover nuevamente hasta que se integre. Verter en un envase y llevar a la nevera hasta que esté bien fría.
  2. Calentar el agua en una olla. Introducir las manzanas y la rama de canela y cocinar hasta que las primeras se deshagan y las preparación tome una consistencia de compota. Retirar del fuego, quitar la rama de canela y llevar la preparación a la nevera.
  3. Cuando todo esté frío, servir una o dos cucharadas de la preparación de manzana en el fondo de los vasos. Rellenar el resto del vaso con el batido de yogur y espolvorear la canela en polvo. Servir frío.

Comments

comments