51721252 - delicious continental breakfast with fresh flaky croissants, assorted preserves, orange juice , cereal and coffee, close up on the croissants

Este exquisito manjar con el que muchos desayunan, tiene una historia bastante interesante. Relacionado directamente con la liberación de Austria del yugo de la invasión turca.

Para 1683 los turcos habían conquistado Hungría y todas las naciones que recorre el Danubio. Sólo les faltaba Viena, a la cual ya tenían completamente cercada. Sin embargo, los vieneses no daban marcha atrás y defendían a muerte sus murallas.

Así que Mustafá decidió mandar a sus hombres a escavar un túnel que pasara por debajo de las murallas para así sorprender y conquistar Viena. Este plan requería que se trabajara exclusivamente de noche para que nadie pudiera escucharlos.

Sin embargo, los panaderos vieneses laboraban a la misma hora y al escuchar los ruidos extraños debajo de sus hornos dieron la alarma y lograron que los turcos fueran derrotados.

El emperador de Austria, recompensó con honores a los panaderos y para conmemorarlos se inventó un pan en forma de media luna, simulando el símbolo turco, como muestra del éxito de Viena sobre Turquía.

Con la llegada de María Antonieta a Francia, el croissant se instauró en Versalles ya que era uno de sus caprichos conjuntamente con el café y el chocolate. La reina hizo que este pan de media luna se expandiera en el siglo XII por toda Francia.

El croissant: tradición histórica

Se preparan a base de harina de trigo, agua, sal, azúcar, levadura y mantequilla como grasa. Se acompaña con café para desayunar. Sin embargo, está excluido de las dietas saludables por su alto contenido calórico, colesterol y grasas saturadas. Un solo croissant posee más de 500 calorías.

Sin embargo, comerlos es uno de los placeres más gratos. Ya sea acompañado con café, mantequilla o mermelada; el croissant es una alternativa para deliciosa para los desayunos.

Comments

comments