Comida italiana

Los platos típicos del país europeo no conocen ni respetan fronteras. La divina gastronomía italiana se extiende por todo el mundo, con gran cantidad de adeptos y amantes incondicionales. Los apasionados de esta cocina buscan emular las maneras, métodos y recetas de la nonna, e introducir en sus preparaciones el sabor propio de Italia; sin embargo, esto no resulta sencillo para cualquiera. He aquí algunos consejos para lograrlo.

Frescura e inmediatez

Hierbas frescas cocina italianaUn tip esencial para cualquier preparación. La cocina italiana se caracteriza por utilizar ingredientes frescos de primera calidad. Además, otro factor importante es que los platos son preparados al momento, evitando utilizar elementos congelados en la receta.

Acompañar con algo crujiente

Jugar con las texturas de la comida es algo típico. Es común que se le añada a la salsa o directamente a la pasta algún ingrediente crocante que genere un contraste de sensaciones.

Estos agregados pueden variar: desde frutos secos y vegetales hasta croutons. Es importante tener en cuenta que estos deben escogerse de acuerdo con la pasta y la salsa, para que la armonía de sabores sea aún mejor.

La salsa y la pasta son fieles amigos

La manera más conocida al servir un buen plato de pasta es que la salsa se presente encima de esta. Tradicionalmente, en su país de origen, la pasta y la salsa se mezclan en una unidad. Esto hará que resalte la diferencia de sabores.

Los spaghetti o penne suelen ser los más utilizados con este método.

Como agua y aceite…

Existe un hábito muy popular al momento de cocinar la pasta: agregar aceite al agua. Hacer esto no tiene ningún efecto para evitar que la pasta se pegue. El aceite, que puede ser vegetal o de oliva, solo causará que se dificulte incorporar la salsa a la pasta, pues resbalará por ella.

Más salsa no siempre es mejor

Bañar la preparación en salsa es lo más normal cuando de comida italiana se trata. Pero se debe tener en cuenta que dicha salsa no es el actor principal del platillo, sino un complemento. Usar la cantidad apropiada no restará sabor, al contrario, ayudará a percibir mejor el conjunto.

Utilizar el vino según su dulzor

Al escoger un vino para utilizarlo en la receta, se debe considerar qué tan dulce es. El vino debe ser adaptable a la preparación para que esta no resulte con un sabor inapropiado.

Italiana, mientras más fina mejor

Cocina italianaSi acostumbra a preparar su propia pasta en casa, debe procurar estirarla lo más posible. Así evitará que al cocinarla quede demasiado dura y gruesa. El grosor ideal para la pasta es entre 0,2 y 0,4 milímetros.

Perfeccionando la manera como se trabaja la gastronomía italiana, llegará más fácilmente a los corazones de sus comensales. El dicho no es en vano: “Barriga llena, corazón contento”, y a través de estos consejos, definitivamente, más de uno alcanzará la felicidad culinaria.

También le puede interesar: Franquicias norteamericanas se adaptan a las ventas digitales

 

Comments

comments