El corcho es el tapón predilecto de la mayoría de los consumidores de Vino. Sin embargo, en la actualidad, bien sea por ecología o economía, muchas bodegas han adoptado otros métodos para el sellado de sus botellas. En el mundo del vino; la variedad de cepas, colores, métodos de elaboración y crianza, han permitido que se adopten prácticas y tendencias favorables para cada tipo y para cada mercado. Es preciso entender el por qué surgen nuevas opciones sin establecer prejuicios de preferencia.

corcho

El Corcho, ventajas y desventajas

El corcho se elabora a partir de la corteza del árbol Alcornoque, originario de Europa y el norte de África. Es un producto flexible y resistente, el proceso de elaboración es largo y costoso. Los defensores de la ecología están en contra, pero los defensores del corcho alegan que el Alcornoque tiene la capacidad de regenerar su corteza en un corto plazo. España y Portugal son los países productores por excelencia.

Históricamente, el corcho ha sido ideal para sellar botellas de vino gracias a sus propiedades naturales. Principalmente porque permite una micro oxigenación deseable para que el vino siga evolucionando en la botella. No le aporta ninguna característica adicional como olor o sabor. Son excelentes aliados en la crianza de vinos de alta y mediana gama.

No obstante, el producto del Alcornoque puede sufrir una degradación causada por hongos en el ambiente. A esta condición se le conoce como TCA o enfermedad del corcho, y en este caso sí le transmite estos aromas y sabores indeseables al vino. Adicionalmente, las bodegas han evaluado que hay vinos que no necesitan ser sellados con este material ya que están elaborados para ser consumidos de inmediato, por lo cual han tomado otras alternativas.

Tapón o “corcho” sintético

Son aquellos que están elaborados de un material sintético o plástico, que también pueden contener partes de corcho o aglomerado. Son ideales para vinos jóvenes y de vida corta. Tienen un precio mucho más competitivo para las bodegas. Estos tapones tienen garantía de no alterar el sabor al vino y su almacenamiento es más sencillo.

Tapa de Rosca

Es una tapa sencilla, elaborada en aluminio, que va colocada directamente sobre el gollete de la botella. Es ideal para vinos jóvenes, vinos de mesa o de cocina, que han de ser destapados y consumidos de inmediato. La tapa de rosca no ofrece garantía de conservación en el tiempo, no es su intención.

 

Cada opción tiene un objetivo y no tiene nada que ver con la calidad del vino o con el prestigio de la bodega. Cuando busques un vino déjate llevar por lo que te ofrece: frescura y juventud o personalidad y madurez. Pero nunca te limites por su tapa.

También te puede interesar: La Enología es necesaria para entender al Vino

Comments

comments

Compartir