Vino submarino Habla del Mar

Recientemente estuvimos en el lanzamiento del Catálogo 2018/2019 de Distribuciones Navarro, una empresa de tradición y prestigio en el mundo del vino en España, en el Hotel NH Collection Eurobuilding. El evento acogió a más de 40 bodegas, que presentaron sus caldos a restauradores, hosteleros, profesionales del sector y aficionados.

Bodegas Habla fue una de las invitadas y, quizás, de las más concurridas, por develar una novedad en el mundo del vino, un caldo que termina su evolución en las profundidades del mar.

La Bodega Habla cuenta con 200 hectáreas de tierra pizarra en una finca trujillana en Cáceres, España, y es referente en el mundo del vino por sus aportes, gracias a trabajos de investigación en alianza con instituciones de prestigio.

Habla del Mar, al descubierto

Vino submarino Habla del Mar

La puesta en escena de Bodegas Habla en el evento no pasaba inadvertida. A un lado de la mesa de degustación se encontraba una especie de globo aerostático sumergido que dejaba en evidencia su declaración: “Pioneros a nivel mundial con depósitos submarinos en Bahía de San Juan de Luz en Francia”.

Habla del Mar surge como un proyecto patentado de I +D que lleva cinco años de investigación, gracias a la curiosidad de un enólogo que buscaba una nueva vinificación y pensó en un espacio diferente, el fondo del mar, por carecer de gravedad y condicionar la fermentación.

En sus inicios contaba con 300 litros y, actualmente, posee 20.000 litros de la bebida. La bodega ha reservado un homónimo en tierra para poder establecer comparaciones, lo que ha permitido hablar con propiedad de una novedad.

Habla del Mar termina su evolución, se vinifica bajo las aguas, donde pasa ocho meses a 15 metros de profundidad en el mar Atlántico sobre sus lías, lo que le confiere más volumen, untuosidad, carácter y nuevos sabores que no se consiguen en tierra.

Notas de cata

El vino parte de mezclas de variedades de uvas blancas cosechadas en el norte de España: Galicia, Cantabria, País Vasco y Cataluña, siempre cerca de la costa, lo que imprime características propias de salinidad.

De color amarillo limón, brillante, en nariz presenta notas vegetales de algas y matices. En boca recuerda sabores a membrillo y manzanilla, con sensaciones frescas y florales. Ligeramente salado y ácido.

La botella del vino submarino es atractiva, inspirada en la evolución de las especias, su diseño recuerda a un faro y en la etiqueta están presentes el pez hoja, la mariposa globo y el pez champiñón, entre muchos otros seres vivos de las profundidades del mar.

¿Qué aporta el fondo del mar al vino?

Vino Habla del mar

El fondo del mar brinda al caldo condiciones diferentes a las propias de una cava.

Las mareas influyen en la biodinámica y los temporales afectan a las especies marinas. Se sabe de la temperatura constante, y que la presión es 300 veces mayor a la de la superficie; es decir, nuevas condiciones para un ser vivo como el vino, lo que otorga una evolución diferente e intensifica sus matices marinos.

Si bien hay otros vinos que se han llevado al fondo del mar, sólo han sido las botellas, mientras que Habla del Mar tiene su segunda fermentación submarina, por tanto, es la vinificación y no la crianza lo que sucede en las profundidades.

La fermentación es un proceso químico donde las levaduras son las protagonistas y las responsables en materia de sabor, aquí se evidencia que existe un cambio de esos seres vivos (gracias a su homónimo comparable en tierra firma) y como sucede con las especies marinas, evolucionan, aportando nuevos sabores y matices, por el estrés provocado al ser sometidas a un cambio de presión.

La segunda fermentación en el mar es un proceso patentado y protegido que aún tiene mucho camino por recorrer.

El vino submarino Habla del Mar es suave, elegante, frutal, novedoso en boca y nos susurra desde el fondo del océano.

También puede interesarte: España en la cima del caviar gourmet

 

Comments

comments