pecados del vino

Algunos piensan que tomar vino es cosa sencilla: abrir la botella, servir el caldo y a disfrutar. Sin embargo, se trata de una bebida con muchos matices que debe degustarse correctamente para apreciarla en su totalidad. A fin de disfrutar del fruto de la vid a plenitud se deja una lista con los pecados del vino que deberían evitarse.

4 pecados del vino

1.- Al pan pan y al vino vino… y para cada vino su copa

Así como cada cuchillo de cocina tiene un uso específico en la cocina, cada tipo de copa de vino tiene una razón de ser. Por ejemplo, el blanco necesita un cáliz más pequeño, ya que precisa de menos oxigenación. Y el tinto todo lo contrario, este debe respirar más y por eso precisa una copa más grande. Por supuesto, estas deben ser siempre de cristal.

2.- La guarda

Normalmente vemos las botellas de vino colocadas en vertical en las estanterías de las tiendas. Sin embargo, esta posición estropea el caldo. Lo correcto es colocar la botella horizontalmente para que el contenido permanezca intacto.

3.- El orden del servicio

Normalmente, cuando se disfruta una cena en compañía de amigos o familiares, no suele tenerse en cuenta el orden adecuado de los vinos. Para los aperitivos, lo mejor es servir el vino más viejo de su colección; después seguir con los más ligeros, para finalizar la velada con los reservas, grandes reservas y vinos dulces.

4.- Servir un vino estropeado

El vino requiere de ciertos cuidados para su óptimo disfrute. Cuando no se hace a cabalidad el preciado líquido pierde todas sus propiedades y, lamentablemente, solo sirve para hacer vinagres. Por ello, antes de servir el vino, se recomienda observar su aspecto. Si el color de la bebida es más marrón, naranja o ladrillo de lo habitual, es que su estado ya no es el adecuado. Por su parte, si lo que le gusta es el vino blanco, preste atención si adquiere una tonalidad más amarillenta.

Comments

comments

Compartir