Hablar hoy en día de armonía ya abarca tanto,  que entre lo más simple que se podría decir,  es que, es la unión armónica e intima de dos elementos. Ya que no existen límites en el espectro del mundo gastronómico.

No existen reglas, ni explicaciones científicas, ni razonamientos técnicos que expliquen por qué muchas combinaciones pueden ser gloriosos puntos de encuentro, entre el placer de comer y el placer de beber.

Sin embargo, la norma más sencilla y tradicional, es la de dejarse llevar por la intuición y el gusto personal de cada uno.

Los maridajes de la cerveza, han cruzado la frontera en todos los ámbitos pues no solo sirve para acompañar cualquier plato sino que también aumenta el sabor cuando es usada para cocinar.

Se recomienda la elección de cervezas ligeras y suaves para acompañar las carnes de cerdo grasas.  

Con los embutidos cocidos y ahumados, es mejor una cerveza de cierto cuerpo y para un excelente el maridaje, la cerveza ligera y suave para acompaña el chorizo.

La mejor combinación para los ahumados es una cerveza con marcado amargo y para el maridaje del sushi y el sashimi, son cervezas suaves.

La cerveza es un excelente acompañante de las verduras amargas como la alcachofa, las endibias entre otras.

Caso contrario con las verduras de  sabores especiales como coles de brusela y espárragos que combinan con cervezas ligeras y claras.

  

Entre los tipos de cerveza tenemos:

  •  Langer: Son las que encuentran mayores maridajes con la gastronomía ya que son las más indicadas para acompañar las carnes grasas (cerdo) y las rojas (vaca y buey). Acompañan bien el queso de Burgos gouda añejo y parmesano
  •  Ale: Algunas Ale oscuras ligan bien carnes de sabores fuertes muy aromatizadas. Las ale claras son buenas para acompañar los pescados ahumados y ensaladas espaciadas.  Excelente para acompañar cualquier comida
  • Negra Stout: Se considera excelente para acompañar mariscos selectos como langosta y ostras.

 

Comments

comments