En el top 10 de la lista de los 100 Mejores Vinos del Mundo 2018 de Wine Spectator destaca uno con evocaciones de cedro y sándalo que tiene origen en Haro, La Rioja, una de las poblaciones con mayor concentración de bodegas de todo el mundo. Se trata de un supremo Rioja 890 Gran Reserva Selección Especial 2005 de Bodegas La Rioja Alta que España ha logrado posicionar en el cuarto lugar del ranking, y que presume de ser un vino para ocasiones especiales.

El ejemplar hecho a base de tempranillo (95%), mazuelo (2%) y graciano (3%), ha obtenido 95 puntos para llegar a la lista y ha recibido además, este año, la máxima puntuación de la Guía Peñín 2018. No en vano, las bodegas inauguradas en 1890, propiedad de cinco familias riojanas y vascas, han pasado decenios trabajando en esta elaboración, cuyo precedente es el Reserva 1890, su primer vino.

La clasificación de Wine Spectator se realiza según cuatro criterios de calidad (basada en la puntuación), valor (precio), disponibilidad (número de cajas fabricadas o importadas en Estados Unidos) y una historia convincente detrás del vino, lo que llaman el “factor X”, de acuerdo con ABC.

Clásico e intenso

Desde la propia bodega lo ensalzan como su mejor vino, de color rojo rubí con un incipiente borde teja.

Los expertos aseguran que el Gran Reserva 890 tiene un aroma clásico e intenso, con notas de cuero curado, compotas de ciruelas y pasas, tabaco y especias dulces, vainilla y chocolate negro. Textura sedosa, taninos maduros y una sensación muy agradable en boca, donde el paso es elegante, maduro y complejo.

“Un vino de perfil elegante y aterciopelado que antes de salir al mercado puede pasar hasta ocho años en barrica y seis en la botella”, se lee en el portal de Lavinia, que destaca su virtud equilibrada y con buena acidez; así como su textura sedosa y sus taninos maduros.

199 barricas

Esto es producto de una larga y detallista elaboración. Se embotelló en el año 2012 y se lanzó al mercado seis años después, así se considera un ejemplo de vino tradicional de La Rioja, elaborado con mucho tiempo y mano de obra.

La historia del Gran Reserva 890 tiene encanto. Los racimos de uvas seleccionados de la finca Montecillo se vendimiaron manualmente en cajas que fueron trasladadas a la bodega La Rioja Alta en transporte refrigerado. Tras el suave despalillado y estrujado, los vinos realizaron pausadamente las fermentaciones. Así lo explican sus creadores.

Una vez concluido este proceso, los mejores lotes pasaron a barrica donde se criaron durante seis años con 10 trasiegas tradicionales, en el transcurso de las cuales se realizaron nuevas selecciones. Pero al coupage definitivo solo pasaron 199 barricas que se embotellaron en marzo de 2012 en 57.036 botellas de ¾ y 1.312 Magnums.

Además de que es un vino, que por su objetivo, no ha sido filtrado, en la búsqueda por preservar al máximo sus componentes aromáticos. Los expertos recomiendan consumirlo hasta el 2030.

El Gran Reserva 890 tiene un precio medio de 154 euros. En Lavinia se encuentra a 130 euros y en Decántalo a 175 euros.

Maridaje y mesa

Al cuarto mejor vino del mundo sus creadores lo ponen en el centro de la mesa. Recomiendan consumirlo con segundos platos sin salsas fuertes, guisos de carne con hierbas aromáticas y postres con chocolate. Pero afirman, también, que resulta ideal como copa después de comer, como cierre.

De acuerdo a Decántalo se puede combinar con platos de sabores fuertes como caza menor o mayor, carnes rojas a la parrilla, pollo asado, jamón ibérico de bellota, carne de buey y cordero asado.

@Patifini

Comments

comments