Charlamos con Fernando Mendieta, responsable de marca de Bodegas Habla. Ya habíamos cruzado impresiones con ocasión de la inauguración  del museo Carlos Amberes, con la asistencia de Su Majestad, el Rey Felipe VI. Dos años después, y  en una conversación amigable e informal, Fernando Mendieta nos transmite, con voz melodiosa y lenguaje magníficamente aderezado,  la pasión que siente por estos vinos,  que se están convirtiendo en Iconos del vino  moderno de Lujo, y a la vez asequibles a un publico ansioso de novedades.

Bodegas habla de la familia Tirado

La familia Tirado, Juan y  su hijo Juan  Carlos tirado son los dueños de una extensión de mil hectáreas, en la Carretera Madrid-Lisboa, en el Km 259, a minutos de la salida de Trujillo. 200 hectáreas son viñedos y luego en modo Chateaux, en el medio se ubica la  esplendida bodega.

Oriundos de del municipio de Iba Hernando, en la provincia de Cáceres, a unos 10 Km de las tierras pizarrosas de Habla, vieron la posibilidades de esas tierras, ya trabajadas por los griegos hace tres mil años, para  convertirlas en viñedos excepcionales.

En Extremadura hay una denominación de ribera del Guadiana poco afamada por su calidad, ya que la producción es voluminosa y poco cualitativa. Vinos de pitarra, difíciles de beber, gráneles y alcoholes de fondo vínico. Reivindicando el  espíritu y la filosofía  de los conquistadores extremeños, audaces de las Américas, de la Edad Media, como Pizarro, a quien le rinde honor la ciudad de Trujillo, se propusieron hacer un vino “como ningún otro”. Desafiando el “corsé” de los vinos de la DO extremeña, Bodegas Habla busca  innovar sobre los sabores y las calidades. Reivindican  la grandeza de los viñedos en un vino “singular”, nada parecidos a los habituales vinos de la zona sur de la Comunidad.

En Trujillo no existe ningún otro viñedo que no sea de Habla. De hecho, no había nada plantado hasta 1999 cuando plantaron todos los viñedos.

En Extremadura no llueve y las condiciones son muy duras, los suelos son de pizarra, “Pizarra en la tierra de Pizarro”, de lascas horizontales muy permeables: el agua drena y obliga a las uva a trabajar sus raíces en busca de humedad y mineralidad. Al mismo tiempo esta piedra por su forma, crea una capa de temperatura  que recoge  el frescor de la noche y la preserva durante el día, como un  manto protector. La viña  sufre  y da lo mejor de si misma. Uno pudiera imaginar  que rescatan la ancestralita de  los cultivos griegos de hace 3000 años .

Los  aromas  del vino no son evidentes en los terrenos pero están presentes  en la complejidad y la variedad de las uvas, que llevan al vino, logrando una expresión floral, frutal e incluso balsámica importante y peculiar.

El Syrah, es la cepa “que mas alegrías da” a los responsables de Bodegas Habla  es la cepa  que ocupa  la mayor cantidad de cultivos. En menor proporción son cultivados el  Cabernet Sauvignon, el Cabernet Franc, el Tempranillo, el Petit Verdot y  el Malbec. Todos ellos vinificados en sus instalaciones. A través de convenios y colaboraciones con no menos de 3 universidades, española, americana y europea, trabajan para aplicar “la tecnología del siglo 22” sin sacrificar la tradición de los vinos de toda la vida.

Bodegas Habla trabaja  en ecológico y la estructura de su bodega  es el tradicional.

A fin de respetar la naturaleza de su vino, se enfocan en el stress hídrico, las estructuras foliares y el manejo de levaduras que consuman muchos azucares  a fin de mejor controlar la cantidad de alcohol, en sus caldos, ya que en la zona los  vinos tienden a ser muy alcohólicos por el sol que reciben.

Aplican un estricto criterio de trazabilidad desde la parcela hasta la barrica y su intención es vinificar cada año lo mejor que puedan producir, en vinos monovarietales o coupages.

La colección  limitada de números muestran año tras año la evolución de los vinos, y representan lo mejor de la añada indiferentes de cuales hayan sido las cepas.

Los tipos de Habla

  • Nº1, un 100% Cabernet Sauvignon del 2005 con 15 meses en barrica francesa 50% nueva.
  • Nº2, un 100% Tempranillo del 2005 con 12 meses en barrica francesa 40% nueva.
  • Nº3, un 100% Syrah del 2005 con 11 meses en barrica francesa 27% nueva.
  • Nº4, un 100% Syrah del 2006 con 12 meses en barrica francesa,  40% de madera nueva, 30% de madera de primer uso y un 30% de madera segundo uso.
  • Nº5, 70%  Tempranillo, 25% Cabernet Sauvignon, 5% Petit Verdot con 12 meses en barrica francesa ,  40% de madera nueva, 30% de madera de primer uso y un30% de madera segundo uso.
  • Habla del Silencio,  Syrah 50%; Cab. Sauvignon 30%; Tempranillo 20% con 6 meses en barrica.  2º mejor vino en la categoría de Tintos con menos de 9 meses de crianza, en el concurso La Nariz de Oro 2010.

 

En su labor de Mercadeo , y por sus características excepcionales, los vinos Habla  permiten su maridaje  con inusuales preparaciones. Se dan con una carne a las  brasas, pero también con un tataqui  de atún, o chipirones  en su tinta. Se puede degustar con platos a base de curry, y se lleva magníficamente  con los picantes mexicanos.

Acerca  de su tinto “Habla el Silencio” tomo  prestadas las palabras de Artemio Buenta: “Habla del Silencio” es un vino carnoso, con un cuerpo notable, de color cereza con reflejos cardenales.  Su aroma es redondo, intenso, donde abunda la pimienta, mora, y un dejo de grafito. En boca es impecable, redondo, goloso y fresco, como un bombón. Habla del Silencio es un caldo soberbio y su nombre esta perfectamente elegido, después de probarlo uno se queda mudo ¡Que hable el vino!

Vinos Habla, la musa de los chefs

Este vino ha sido  fuente de inspiración para diversos chefs como Juan  pozuelo, Joaquin Felipe  Jorge triffon,  Sacha Ormachea, Paco Roncero. En colaboración mutua, orientan la  materia prima y la finalización de esos platos para que en su relación con el vino y en su expresión se respeten los equilibrios  del maridaje  y  jueguen entre si.

Llevado técnicamente con criterio Francés, con la dirección técnica de Florent Dumeau como capitán enológico del equipo, Habla es un  vino “peculiar” que aunque español, y  tienen características que no tienen otros vinos españoles.

Basados en la fama de España y su tradición vitícola, exportan su vino a mas de 30 países. Se diferencian tanto por el espíritu de Habla, su concepción, su mismo nombre, las colecciones numeradas y el diseño singular de sus botella, dirigiéndose así, a un publico que ansia novedades.

En palabras del ideólogo de Habla, Valentín Iglesias, cada botella es como una escultura. El diseño es muy limpio, lujoso, seductor. La etiqueta dice Habla  y su número de edición limitada, que una vez agotado ya no se volverá a repetir. En el cuello de la botella están denotados los sabores y los aromas del vino, proporcionando al cliente una vista rápida de lo que pueden encontrar en su contenido. Estos aromas no son definitivos dado que los vinos, muchos de ellos, son  de guarda, y evolucionan muy dinámicamente en el tiempo aportando otros matices de sabor y aromas que se van sofisticando en el tiempo.

El vino Habla se promueve en eventos elegantes y de la mano de grandes prescriptores

“Tenemos  la libertad de no estar atados a los estándares de una denominación de origen. Creamos algo que no tiene vecindario. Las botellas Habla tienen su misterio… y al final el que habla es el vino”.

Anualmente   se comercializan  de 800.000 a 1000.000 de botellas  en 7 vinos  diferentes. Dos de esos vinos, el rosado, es de Provence, Syrah y garnacha de “Cotes de Provence” y su champaña de “Cotes des blancs”. EL vino mas producidos es  “Habla el silencio” del cual se comercializan 400000 botellas. Las demás se producen unas 50,000 por tipo de vino.

El publico que mas aprecia los vinos de Bodegas Habla es el asiático, sin ser expertos en vinos se dejan seducir por el diseño de las botellas. En  América Latina La exportación principal es a México y de allí se han ido planteado extensiones a toda américa latina.

El publico que mas aprecia los vinos de Bodegas Habla es el asiático, Sin ser expertos en vinos se dejan seducir por el diseño de las botellas. En  América latina la exportación principal actual está en México y de allí se han ido planteado extensiones a toda América Latina.

A ultimo momento, hemos sido informados que La Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino (AEPEV) ha otorgado a Habla el silencio , el premio al mejor vino español por tercer año consecutivo. Nunca mejor usar las palabras de Ludwig van Beethoven para denotar la excelencia de la Bodega Habla: “Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo”.

Andres Barsumian.

Comments

comments