Del espumante Cava al Corpinnat
Foto vía: CalFeru

Nueve productores españoles rompieron formalmente relaciones con la Denominación de Origen (DO) Cava, para agruparse bajo el nombre de Asociación de Trabajadores y Viticultores Corpinnat (AVEC)

La iniciativa comenzó en 2017 con la creación de esta asociación, donde en aquel entonces eran seis las casas vinícolas las que se presentaban como impulsores de la firma registrada oficialmente en el gobierno catalán.

Ahora, las bodegas Gramona, Llopart, Nadal, Recaredo, Sabaté i Coca, Torelló, Huguet Can Feixes, Júlia Bernet y Mas Candí, tomaron la decisión de darle un sello distintivo a sus productos, luego de que el Consejo Regulador del Cava, rechazara su propuesta de que permitiera de que Corpinnat apareciera en la misma etiqueta.

Unas de las principales diferencias que evitaron el aval de la organización rectora del Cava, fue la delimitación geográfica y los controles de calidad propuestos para Corpinnat. Las nueve casas vinícolas distinguieron 46 municipios para su elaboración y además, auditorías autónomas a la bebida que no estarían bajo el control del Consejo Regulador.

Del espumante Cava al Corpinnat
Representantes de la marca han compartido su proyecto. Foto Vía: AVEC

“A pesar de las intensas negociaciones, ha sido imposible llegar a una solución satisfactoria entre las dos partes. Las bodegas asociadas a Corpinnat se han visto obligadas a abandonar el DO. Esto a pesar de que creamos la marca con la clara voluntad de continuar dentro del mundo del Cava”, expresaron a través de un comunicado.

El Cava es un vino espumoso típico de la región de Penedés, en Barcelona. Sin embargo, el ente moderador permite que se elabore en otros municipios y en otras provincias como La Rioja, Valencia, Navarra, entre otras.

Las particularidades del Corpinnat

Del espumante Cava al Corpinnat
Foto Vía: AVEC

La marca colectiva de la AVEC está registrada en la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Según exponen en su página web, su producción estará enmarcada en el corazón de Penedés y se extenderá a otros territorios. “El clima, la tierra y el paisaje, y una dilatada experiencia en el cultivo de la viña confieren a este enclave las condiciones óptimas para la elaboración de vinos con una personalidad única”, expresa sobre la zona.

Sobre las particularidades que poseerá Corpinnat, indican que están:

Cosecha manual 100% ecológica: Variedades de uvas ecológicas históricas de Penedés, con certificación que serán recolectadas totalmente a mano. Su objetivo es promover la sostenibilidad y el respeto por las uvas autóctonas.

100% de la vinificación en la propiedad: El proceso de vinificación debe exaltar la influencia del elaborador. De tal manera garantizar “el estilo y la calidad desde el origen”.

Largas crianzas: Estas serán, según exponen las casas vinícolas de la propuesta, no menores a 18 meses. Además, tendrán crianzas de 30 y 60 meses para incentivar el compromiso con la excelencia.

Cadena de valor de la viña a la bodega: Planes de sostenibilidad, uvas de cosechas propias y alianzas con viticultores.

Un reglamento de uso de los más exigentes: “Las bodegas Corpinnat aplican los principios de autoexigencia. Esto en toda la cadena de valor de su producto. Además, acreditan el cumplimiento de los estrictos requisitos que establece el Reglamento de Uso de la Marca. Esto, mediante auditorías externas anuales”.

También le puede interesar: Los irreverentes vinos Súper Toscanos

 

Comments

comments