Té oolong

Desde hace un tiempo el té oolong ha estado en boga en el occidente del mundo gracias sus múltiples bondades. Éste es una especie de té verde semifermentado bajo un proceso especial que le confieren las propiedades del té  rojo y  verde.

En boca, el té oolong es dulce, refrescante y suave pero con personalidad. Gracias a ello en el oriente del mundo es considerado como uno de los tés más sublimes y delicados. Otra característica de este té es que a la vista se aprecia con un color rojizo.

La creciente popularidad del té oolong se debe, en parte a sus poderes antioxidantes, acción preventiva contra el cáncer, efectivo reductor de azúcar en la sangre, regulador de colesterol y presión arterial, así como rejuvenecedor natural y un aliado perfecto para la pérdida de peso y grasa corporal.

La perfecta taza té oolong

Cada tipo de té requiere de un método de preparación específico, así como de temperaturas de agua diferente y el té oolong no es la excepción. Su elaboración puede parecer laboriosa, pero para aprovechar todos los beneficios de éste es necesario seguir los pasos al pie de la letra.

Lo primero a tener en consideración es la temperatura del agua. Ésta no debe llegar a punto de ebullición. Una temperatura adecuada sería cerca de los 90 °C.

Lo segundo a tener en cuenta es la cantidad. La medida correcta es una cucharadita por cada taza.

Finalmente está el tiempo de reposo. El ideal son tres minutos de reposo.

Comments

comments