Al hablar de armonías, no solo con vinos y destilados es posible jugar; las bebidas no alcohólicas pero con matices y complejidad se pueden acompañar con alimentos específicos en una unión que potencia el placer que ambos producen al paladar. He aquí algunas armonías recomendadas con distintos tipos de té.

Té y quesos

Al igual que con los vinos es posible armonizar algunos quesos con té. El darjeeling, en particular, va bien con quesos como cheddar, queso crema y brie. El ceylon, de su lado, puede acompañar esos mismos, además de un gorgonzola o un edam.

Por otra parte, está el valor agregado del calor, que hará que el queso sea más suave al paladar y libere más sabor.

Con aves

El té va muy bien con algunos platos a base de pollo, y la elección varía más por la sazón que por la carne. En el caso de pollo con curry, un darjeeling es recomendable; el pollo frito puede armonizar con ceylon; a la vez, ambos combinan con pollo al limón o rostizado.

Con chocolate

Para el chocolate oscuro, los tés más fuertes son los capaces de seguirle el paso, un earl grey o un oolong son buena compañía.

Para chocolate con leche o blanco, se vale algo más delicado como un rico irish breakfast o un lady grey.

Pan y galletas

Té y tosatadas

El té negro es el mejor amigo del pan tostado. Probar una rebanada con un poco de mantequilla o mermelada y un sorbo de earl grey o Prince of Wales es una delicia.

Por otra parte, las galletas también acompañan bien los blends de té negro, además del chai. En ambos casos, el té acompañado de un poco de leche lo convierte en la mejor compañía.

Postres y dulces

Té verde

Aquí es donde el té brilla con más esplendor. Al armonizar su punto amargo y aromático con platillos dulces, el resultado es maravilloso.

El té verde puede acompañar tortas de zanahoria o dulces a base de pistachos, además, va bien con un cheesecake, pues su astringencia limpia el paladar de la textura cremosa y cada bocado se disfruta como el primero.

Los postres cítricos van genial con té negro, al igual que los de vainilla. Postres con frutas dulces como cambur o melocotón armonizan con oolong, mientras que los de almendras o nueces pueden ir con un chai, para que las especias complementen el gusto de los frutos secos.

También puede interesarte: Earl Grey: el consentido de la reina Isabel

Comments

comments