Maridaje ostras y vino

En muchas culturas, el vino ha sido considerado una bebida básica en la mesa, y de alguna manera tanto la producción como las tradiciones culinarias de una región han evolucionado conjuntamente a lo largo de los años.

Más que seguir una serie de normas, las tradiciones culinarias lugareñas simplemente se combinaban con los vinos de la zona. Así, el arte de emparejarlos con alimentos específicos es un fenómeno relativamente nuevo y moderno. En el ámbito de la restauración, el sommelier normalmente es el encargado de recomendar las uniones entre comida y vino a los comensales.

Asunto de más placer

El concepto principal tras el maridaje reside en que ciertos elementos que se encuentran en los alimentos y en el vino, como la textura y el sabor, reaccionan de manera diferente al mezclarse. Encontrar la combinación adecuada de éstos hará del comer una experiencia más placentera para el paladar. La máxima del maridaje se refiere, entonces, a crear sensaciones nuevas, tanto en la degustación del vino como de la comida con la que lo acompañamos.

La palabra maridaje es polémica en sí, ya que muchos ven con cierto recelo, la similitud entre el matrimonio y esta palabra. Otros expertos, críticos y aficionados, prefieren los términos “armonía” o “acorde”.

Comments

comments

Dejar respuesta