Vinos de Grecia
Vinos de Grecia

Originario de Grecia, el Retsina es un vino infusionado con la savia de un pino de Alepo. Surgió de una antigua tradición vinícola que se remonta al siglo II antes de Cristo. Consistía en sellar las ánforas de vino con la resina de este pino, con el objeto de preservarlo de la oxidación. La resina hacía su trabajo y además le infundía su aroma al caldo.

Con el paso de los años se encontraron otros métodos para conservar el vino, como el dióxido de azufre que se usa aún en nuestros días y no añade sabor a la bebida. No obstante, el sabor del vino con resina ya se había hecho popular por lo que decidieron continuar usándola. Los modernos vinos Retsina de Grecia son mucho más delicados en sabor que en tiempos históricos. En la actualidad, son típicamente fermentados con resina de pino fresco, que se elimina al final del proceso de vinificación.

Mesa griega

Uvas con las que se elabora el Retsina

Este vino se puede producir con varias de las uvas blancas de Grecia. Algunos de los mejores ejemplares se hacen con las uvas assyrtiko como su base. Estos vinos alcanzan la estructura adecuada a la edad de ocho años. La otra opción popular, una Retsina de Spata, se elabora con roditis y savatiano. Por cierto, savatiano es la uva blanca más plantada de Grecia, se pueden ver viñas creciendo alrededor de todo Atenas.

Características del vino Retsina

Destacan aromas de aceite de linaza, manzanas y rosas. Tiene un particular perfume de pino y mineralidad salina. Los vinos Retsina elaborados con uvas assyrtiko tienden a ser más fuertes en su estilo, pero envejecen mejor. Los elaborados con uvas savatiano tienen una estructura más generosa, con notas frutales a manzana y melocotón, así como una textura grasa en el paladar.

Fuente: Winefolly.com

También te puede interesar: Bebidas producto de la vid, más allá del vino y el brandy

Comments

comments

Compartir