Restos de vino
Foto: 123rf

Es una interrogante que siempre surge cuando ocurre lo inevitable: sobró algo de vino. Sabemos que una vez abierto, idealmente, el vino debe consumirse entero. Pero en algunos casos queda algo en la botella y no queremos desecharlo. Tenemos opciones para utilizar esos restos de vino a nuestro favor.

Aprovechar los restos de vino

Los vinos que mejor se defienden de la oxidación son los tintos de guarda y los fortificados, aunque no por mucho tiempo. Un buen tinto puede aguantar hasta cuatro días dentro del refrigerador, un blanco, si acaso dos días. Los aparatos llamados Vacuvin o Vacuum saver son útiles para extraer el aire de la botella. Prolongan por un tiempo adicional la vida de un vino abierto.

Un buen uso que se le puede dar a los restos de vino es en la cocina. Se pueden elaborar marinados y salsas para carnes, reducciones, aderezos para ensaladas, entre otras opciones. Hay cientos de deliciosas recetas que pueden elaborarse con vino en buen estado. Recordemos que el vino que vamos a llevar a la cocina debe estar siempre en buen estado. Nunca cocinar con un vino oxidado o picado.

También se puede vaciar en cubetas o gaveras de hielo y llevarlas al congelador. De esta manera podremos disponer de ellos para elaborar cocteles a base de vino, como por ejemplo, tinto de verano o sangría.

Por último, se puede elaborar vinagre, preferiblemente con vino tinto. Se llena una botella a la mitad con todos los restos y se tapa con una gasa para evitar que se contamine con partículas externas mientras se deja al sol por al menos 15 días. Pasado este tiempo, se guarda la botella en un lugar fresco por dos meses para que se complete el proceso de acetificación. Se puede macerar con hierbas aromáticas de su preferencia.

También puede interesarte: Mitos en torno al vino: ¡A desterrarlos!

Comments

comments