errores de un bartender
Foto: Archivo

La práctica hace al maestro. No hay duda de ello. Sin embargo, errar es de humanos y, por más experimentados que seamos, no estamos exentos de cometer algún error, en especial, en el oficio tras la barra de un bar. No es secreto que no es una tarea fácil entregar los pedidos de los clientes a tiempo, cuidando la calidad de cada coctel. Sin embargo, hay detalles que siempre deben tenerse en cuenta para que el trabajo sea bien valorado. Pensando en ello, traemos esta selección con los frecuentes errores de un bartender, esos llamados “pecados capitales” en la barra.

Mise en place

Es palabras simples, se trata de tener organizados todos los ingredientes y elementos que vamos a necesitar para nuestro trabajo. Un bartender profesional tendrá todo preparado previamente, desde los jugos de frutas hasta las decoraciones y destilados.

errores de un bartender
Foto: Archivo

Mal genio

Un buen bartender procura estar de muy buen humor todo el tiempo. Muchas veces terminan siendo el psicólogo de algunas personas; por ello, la empatía es fundamental. Además, es importante recordar que los clientes están pagando por un servicio, de allí que esperen un trato amable.

Imagen

Es importante cuidar la apariencia personal, pues el bartender es la imagen del bar. Tener un buen aspecto, con la ropa adecuada y el aseado impecable es algo básico e imprescindible si quieres que te vean como un profesional.

errores de un bartender
Foto: Archivo

Barra a tono

No importa cuán atiborrado esté el bar, siempre debe estar limpia la barra. Recuerda que todo entra por la vista y una barra sucia o desordenada no inspirará a tus clientes a beber ni siquiera el agua que le ofrezcas.

Fuera egos

Uno de los errores de un bartender es no prepararse constantemente o estar mal informado. Tienes que estar listo para responder las dudas de tus clientes, incluso las de los más esnobs. Procura también dejar de lado el ego. Aunque tu coctelería sea de autor y te ofenda preparar tragos que no impliquen días de preparación y creatividad, nunca falta esa persona que sigue tomando piñas coladas.

Cuidado con los bordes

Ten mucho cuidado de no tocar con tus manos los bordes de los vasos y las copas. No hay excusa válida para ello. Recuerda que es cuestión de higiene. La forma correcta de tomar, manipular y entregar un vaso —o una copa— es por el tallo o la base.

También te puede interesar: La coctelería molecular ofrece una experiencia mágica

Comments

comments