El Icewine o Vino de hielo es un clásico muy poco conocido en nuestras latitudes. No en vano se llama Vino de hielo, pues se elabora con uvas que se dejan sobre madurar asoleándose en el viñedo. Luego son cosechadas cuando entra el invierno, es decir unos tres meses después de lo que correspondería la vendimia.

En Europa, específicamente Alemania, se comenzó con la elaboración de estos vinos y establecieron su denominación de origen para proteger el método y nombre. Lo llamaron “Eiswein”. En muchos otros países han venido ensayando y elaborando sus vinos de hielo. En nuestro continente son elaborados en Canadá y se denominan “Icewine”.

Elaboración del Icewine o Vino de hielo

El método de elaboración de los vinos de hielo es muy particular. La cosecha se realiza en pleno invierno, por lo cual debe hacerse bajo rigurosos procesos para cuidado y preservación del racimo hasta que es transportado a la bodega. La uva es procesada en su estado de congelamiento. Luego de una larga fermentación, este vino, a lo sumo alcanza los 9% G.L. Obteniéndose un producto ligero y elegante, muy dulce, aromático y persistente.

Las cepas utilizadas para su elaboración varían según el país de origen. Alemania generalmente los elabora con uvas Gewürztraminer y Riesling. En Francia usan Chardonnay y Cabernet franc, se les denomina “Vin de Glace”. En Canadá por lo general cultivan la uva Vidal para este tipo de vino. Los Vinos de hielo, sin importar de cual país provengan, suelen tener un precio elevado. En la actualidad hay muchos países elaborando “Icewine”, entre los que se puede mencionar Austria, Croacia, Dinamarca, Hungría, Italia, España, Suecia y Suiza.

Armonías recomendadas

Este vino es perfecto para armonizar con tartaletas de frutas, postres o confites de frutas y helados cremosos. No se recomiendan platillos muy grasosos ni chocolate, puesto que no es un vino fortificado.

También te puede interesar: Pinchos de camarones con piña y salsa teriyaki

Comments

comments