Sorgin

La primera ginebra elaborada con uvas de la variedad sauvignon blanc es una realidad. El prestigioso bodeguero François Lurton y su mujer, Sabine Jaren, sacan al mercado Sorgin, una nueva forma de beber la ginebra, o el vino.

No es el sabor tradicional, fuerte y seco, del gin. La nueva botella de la casa Lurton, con bodegas en Argentina, Chile, Francia y España, es suave y con un cuerpo cálido. Emana la delicadeza y el dulzor que aporta la riqueza aromática de una uva que se cultiva en las laderas de Gascuña (al noroeste de Francia).

De la tierra al vaso

Sorgin

Para lograr la Sorgin, las uvas se vinifican para convertirse 100% en sauvignon blanc y se destila y ensambla con el destilado de enebro y los extractos naturales de botánicos.

Los expertos destacan sus notas frutales y vegetales a cítricos, grosella negra, violeta y retama.

La Sorgin es perfecta para tomar sola, en gin tonic (con cáscara de pomelo o de naranja) o en cocteles como el Karakas (con grosella negra y zumo de limón).

Una historia de ginebras y vinos

El portal El Correo del Vino recoge un poco de la historia de Lurton, considerado uno de los mayores expertos del mundo en el tratamiento de la sauvignon blanc. Sin embargo, los destilados, así como el vino, le vienen de familia, pues desde 1880 los Lurton han dedicado parte de su vida a la producción de destilados siguiendo la tradición de los primeros licores a base de enebro que aparecieron en Francia, Bélgica y Holanda a partir del siglo XIII.

Esta mezcla de mundos y de aromas es la que da nombre a Sorgin, que significa “bruja” en euskera. Sin duda, dado por Jaren, quien vivió durante mucho tiempo en País Vasco.

También puede interesarte: 10 principios básicos para armonizar comida y vino

Comments

comments