Poitín, antecedente del whisky irlandés
Foto vía: MicilDistillery.com

Al hablar de una nación como la República de Irlanda es inevitable no pensar en whiskey (como lo denominan ellos mismos), una de sus bebidas icónicas. Sin embargo, la relación de los irlandeses con los destilados tiene raíces más ancestrales. El poco conocido poitín forma parte de la historia del gusto irlandés por los tragos desde muchos siglos atrás.

Conocido por su alta graduación alcohólica (50%-90%), este destilado que se hace tradicionalmente de malta, papas o azúcar, cuenta con una interesante trayectoria.

Los orígenes de esta bebida espirituosa se remontan al siglo VI. En aquellos años, monjes de diversos monasterios se dedicaban a su elaboración. Su antigüedad, pues, lo ha llevado a que muchos lo cataloguen como “el padre del whiskey irlandés y un ancestro de todas las bebidas destiladas”.

Identidad de Irlanda

Poitín, antecedente del whisky irlandés
1661 marcó el año de la prohibición de la bebida en Irlanda / Foto vía: Kickstarter.com

Su nombre proviene del gaélico, lengua originaria de dicho país que hoy día sigue siendo oficial. Deriva del vocablo pota, que significa alambique. Este último es un aparato utilizado para la destilación de líquidos, popularizado para producir alcohol en el pasado milenio.

El poitín, también llamado poiteen, poteen o potcheen, fue prohibido por las autoridades irlandesas en 1661. Algunas fuentes refieren que la medida se tomó dadas las fuertes características de la bebida, asumiendo la norma bajo finalidades de salud pública. Por otro lado, se señala que se debió a un tema comercial, ya que no era posible fiscalizar las ventas del destilado para el cobro de impuestos. Esto último, en vista de que era común en las zonas más pobres de Irlanda.

Sin embargo, la prohibición no detuvo su producción. Por años, muchas personas se dedicaron a su elaboración y comercialización de forma clandestina y el consumo, eso sí, se vio mermado.

El regreso del poitín

Poitín, antecedente del whisky irlandés
Pocas destilerías tiene los permisos pertinentes para su elaboración / Foto vía: GlendaloughDistillery.com

Finalmente, el 2 de marzo de 1997, la bebida espirituosa pasó a ser permitida nuevamente en la nación europea. Para esto, las normativas exigían que el poitín debía realizarse con un grado alcohólico que no superara 55%. Aunado a esto, se le concedió el permiso oficial a pocas destilerías para su preparación y posterior venta.

Además, tan icónico y representativo es para los irlandeses, que incluso recibió el estatus de Indicación Geográfica (IG) por parte de la Unión Europea desde 2018. El poitín, entonces, obtiene beneficios de protección dentro de los países de la EU.

También le puede interesar: Oaxaca, cuna auténtica del mezcal

 

Comments

comments