Vodka de sabores
Foto: 123rf

El vodka es un destilado muy refinado que se caracteriza por tener sabor y olor prácticamente neutros. Por ello, es cada vez más habitual encontrarnos en el mercado con vodka de sabores. Grandes marcas internacionales ya preparan combinaciones con diferentes ingredientes para ofrecer opciones a sus adeptos. Tú también puedes hacerlo en casa. Solo con un poco de creatividad y siguiendo estos consejos serás capaz de lograr una bebida original y exclusiva a tu gusto.

A la hora de crear tu infusión de vodka, cualquier sabor está permitido. Se recomienda escoger frutas, hierbas y especias. Puedes ser creativo o conservador y ni siquiera es necesario que te limites a utilizar un solo ingrediente. A continuación te presentamos algunas ideas.

Vodka de sabores en casa

Vodka de sabores elaborado en casa

Puedes utilizar frutas como fresas, moras, mango, duraznos. Las frutas cítricas dan un toque muy especial, sobre todo si agregas la cáscara: naranja, limón, grapefruit. También puedes hacer una exótica vodka de sabores agregando raíz de jengibre o rábanos. Las hierbas, como romero, hinojo, laurel y azafrán, harán de la bebida algo muy especial.

Cómo hacerlo

Lava, limpia (quita huesos, semillas y tallos) y corta en trocitos o rodajas los ingredientes que hayas escogido para darle sabor al vodka. Si se trata de cítricos, las cáscaras debes dejarlas macerar en la bebida por corto tiempo, para evitar que se amargue demasiado. Se recomienda en ese caso utilizar un poco de ralladura en lugar de la cáscara completa. Si vas a utilizar hierbas puedes aprovechar las hojas y el tallo, además de machacarlas ligeramente para potenciarlas. Si son bayas, agrégalas enteras pero un poco machacadas y sin el tallo. En caso de que uses ají picante, haz un corte no muy profundo manteniendo las semillas dentro.

Lleva los ingredientes ya preparados en el frasco donde vas a realizar la infusión y añade el vodka. Preferiblemente, usa uno de calidad para que tu producto final sea bueno. Cierra el frasco y agítalo varias veces. Después, déjalo reposar en un lugar fresco y seco.

El tiempo de reposo dependerá del ingrediente que hayas escogido para macerar. Si son frutas, puede variar entre una semana o más. Si son ingredientes muy fuertes, como jengibre o ají picante, bastarán horas o pocos días, dependiendo de lo que quieras obtener. Lo ideal es ir probando a diario para ir midiendo la intensidad del sabor hasta llegar a lo que tú desees. Una vez obtenido el sabor esperado, cuela o retira los sólidos y guarda el infusionado en un frasco limpio.

Ahora podrás disfrutar de tu creación y sorprender a tus invitados con unos deliciosos cocteles.

También puede interesarte: Curiosidades del Jagermeister, un destilado germano

Comments

comments