tequila
Tequila

El tequila, ese destilado mexicano que ha conquistado paladares en todo el mundo, debe su fama al agave azul, la materia prima con la que se elabora, una planta única cultivada con éxito en México. De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, hay dos tipos de tequila: tequila 51% agave mezclado con otros azúcares, generalmente de caña, y el tequila 100% agave, que a su vez se clasifica en blanco, reposado, añejo y joven.

cocuy
Agave azul – Tequila

5 tipos de tequila, según su elaboración y añejamiento

Blanco

Es la base de todos los tequila. El blanco se obtiene en la segunda destilación; luego, pasa a través de unos tanques para añadir moléculas de agua con el fin de obtener la graduación alcohólica necesaria. Por último, es envasado y enviado al mercado sin añejamiento. El tequila blanco es transparente y claro, se percibe el dulzor del agave cocido en boca. Es el que mejor conserva las características naturales de su origen.

Reposado

Es el más popular del mercado, preferido por los mexicanos casi en 70%. El reposado conserva aún algunas características del agave, pero es más suave por haber sido afinado en barrica durante al menos dos meses, sin llegar al año. En comparación con el blanco, el reposado es mucho más suave y presenta ricas notas de madera y vainilla.

tequila, agave, barrica

Añejo

Como su nombre indica, se añeja en barrica por un año como mínimo. Las barricas son nuevas, de roble blanco o de encino, con una capacidad máxima de 600 litros. El proceso de elaboración es muy parecido a las dos clases citadas anteriormente, e incluye dilución, filtración y, finalmente, envasado. Gracias a su tiempo prolongado en barrica se intensifican sus notas a especias, y su color es ámbar.

Extrañejo

Se diferencia del añejo porque pasa más tiempo en barricas, como mínimo tres años. Su sabor es más potente, estructurado y de aromas especiados y dulzones. Es un producto más refinado y elegante. Se recomienda tomarlo a temperatura ambiente, en copa balón, para apreciarlo mucho mejor.

Joven

Esta variedad de tequila resulta de la combinación en frío de las variedades blanco y añejo o blanco y reposado, lo que da como resultado un producto más abocado y suave. Es peculiar por su color dorado y sabor a caramelo. Es el tipo que más se utiliza para elaborar las famosas margaritas.

También te puede interesar: Tres bebidas fermentadas de México que debes probar

Comments

comments