foto: 123rf

El lúpulo era una más de las plantas que se utilizaba para aromatizar la cerveza. Esta planta de la familia del cáñamo, tenía efectos sedantes y antisépticos, siendo valorada su acción contra las bacterias.

En las flores de las plantas femeninas del lúpulo, bajo sus hojas exteriores o bracteólas hay unas glándulas que contienen la lupulina, que es quien aporta a la cerveza el sabor amargo y los aromas. 

La cerveza es una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales. Su graduación alcohólica puede alcanzar hasta cerca de los 30 % vol.  Aunque principalmente se encuentra entre los 3 % y los 9 % vol.

En la actualidad, se utiliza el ácido del lúpulo, llamado ácidos alfa o ácidos, por su suave efecto antibiótico contra las bacterias Gram positivas y porque favorece la actividad de la levadura de malteado. Además como la malta es algo dulzona, se equilibra su sabor con el amargor del lúpulo.

Foto: 123rf

Lúpulos amargos

Estos lúpulos son los que aportan más ácidos amargos que aromas.

Lúpulos aromáticos

Lógicamente, éstos aportan más elementos aromáticos que amargos.

Lúpulos mixtos

Aportan ambas características juntas aunque menos acentuadas.

Comments

comments