poner una mesa formal

Al ofrecer una comida formal, hay que cuidar hasta el más mínimo detalle. La planificación, fecha , la cantidad de invitados y la selección del menú que vas a ofrecer; a partir de eso, podrás elegir  los vinos que acompañaran la comida , así como las  copas, de las que debes disponer, igual  las piezas de vajillas y cubertería que vas a necesitar, tener en cuenta  la selección y postura del  mantel, la colocación de los cubiertos  como  su  posición según los platos a ofrecer. Cubiertos de plata con copas de cristal y vajilla de  porcelana siempre ofrecen mas formalidad a tu mesa . Son muchos los aspectos con los que tenemos que estar pendientes y  ser cuidadosos.  Deseamos que esta guía para poner una mesa formal, te sea de utilidad.

Para contribuir a que seas un gran anfitrión, que tu mesa quede impecable. Te ofrecemos una guía, un paso por paso, luego desarrollaremos texto, para ofrecerte explicaciones más amplias y descriptivas para que tu mesa quede perfecta  y que tu no tengas estrés.

Guía para poner una mesa formal

Primer paso: La  selección

Selecciona el menú que vas a ofrecer. Elige los vinos con los que acompañaras la comida. Copas, de las que debes escoger según los vinos que vas a brindar. Mantel, cubertería, la vajilla conforme a los platos de tu menú y la decoración.

Segundo paso: Todo limpio impecable y reluciente

Tener a mano todos los elementos que vas a utilizar. Revisa las condiciones de  las piezas que vas a colocar en la mesa. Mantel con sus servilletas. Bien planchado

Vajilla. Es importante enjuagar con agua caliente

Cubiertos. limpios y bien secos para que no tengan tengan manchas, sin son de plata o metal, es importante darles  brillo

Copas. Luego de lavarlas , sácale brillo con un trapos suave seco, 

Tercer paso: La mesa  que vas a preparar

Los elementos de la mesa.

Muletón Lo primero que debes poner es el muletón que es un forro que se coloca en la mesa. Este forro  debe de ser invisible a los ojos de nuestros invitados; por lo que siempre tiene que ser  menor tamaño que el mantel para que no se vea por ningún lado debe ser de  una tela afelpada, gruesa también puede estar confeccionado  en algodón o lana. Se coloca bajo el mantel, tiene varias utilidades como   proteger tu mesa, y en caso de algún accidente, que absorba el líquido derramado, también evitas ruidos al colocar los plato, que el mantel no resbale.

Mantel :Colocar  el mantel centrado lo  ideal es que sea  lo suficientemente amplio como para cubrir toda la mesa; debe estar bien planchado, pues las arrugas no crean un efecto visual apropiado. Un buen mantel, es un elemento imprescindible en toda buena mesa.  Para una ocasión memorable se aconseja vestir la mesa con un mantel de una tonalidad, y sobre éste puedes  colocar caminos de mesa o sobre mantel. Lo colocaras  a lo largo o  ancho de la mesa. Esto es optativo para decoración.

Servilletas Deben de ser del mismo tejido que el mantel y del mismo color o colores de la gama. Las servilletas no tienen un lugar determinado, se colocan sobre el plato de respeto o a la derecha o izquierda del posa platos, pero nunca tocando los cubiertos ni la cristalería. Siempre se doblan y se planchan en forma de triángulo, cuadrado o rectángulo.

El tamaño sugerido para comidas formales es de  50x50cm.

Debemos contar con  algunas servilletas de recambio para poder cambiarlas a lo largo de la comida de ser necesario.

Lo que no se debe hacer

Poner servilletas de papel, ni colocar  servilleteros, no se utilizan en una cena formal. Los doblados artísticos en las servilletas, no son adecuados para mesas formales  solo están permitidos en fiestas familiares o muy informales. Además darle formas complicadas  a las servilletas demuestran que se han sido manipuladas.

Inaceptable de meter la servilleta en la copa, salvo en las ocasiones citadas como familiares o poco formal .

Poner una mesa formal: La decoración

Decora la mesa antes de colocar vajillas y copas, éste es el momento para hacerlo. Así no corres  después el riesgo de manchar, descolocar o incluso romper alguna pieza de la vajilla o cristalería.

La utilización de algún elemento decorativo aporta a la mesa un efecto mucho más elegante y la hace más atractiva visualmente. Unos centros con flores no muy altos que no tapen a los comensales . Elige bien las flores que no sean de fuerte olor. Puedes jugar como muchos elementos para decorar, candelabros .

Poner la mesa

Ubicación  de los diferentes platos.

Colocar los platos en cada puesto del comensal. Se deben poner  a una distancia de 2- 3 cm desde el borde de la mesa. Comenzamos con  un bajo-plato o base, es una pieza del servicio de mesa , ornamental , que se coloca debajo de la vajilla que se utiliza durante la comida; deben ser  de un diámetro superior a los platos llanos de modo que su contorno destaque por encima de estos. Permanece hasta que llegue el postre .

Sobre este bajo-plato se colocará el plato llano, encima de el serviremos el segundo plato y encima de este el plato hondo, si vas a servir sopa o cremas,  donde serviremos el primer plato. Recuerda el no se debe colocar un plato hondo solo en la mesa. Siempre acompañado de un plato llano.

Si al terminar de comer el primer plato observamos que el plato llano se ha ensuciado, debemos cambiarlo para servir el segundo.

El plato para el pan se colocará junto a las copas, a la izquierda del plato llano .

El de postre, se pondrá en la mesa después de terminar de comer el segundo plato, cuando se retiren estos  recuerda retirar los bajo-platos.

En cuanto a los platos, tenemos los siguientes:

Bajo-plato: plato de presentación o plato de sitio:  debe tener 31 cm de diámetro.

Plato principal: debe tener 25 cm de diámetro.

Plato de entrada: debe tener 23 cm de diámetro.

Plato sopero: debe tener 21 cm de diámetro.

Plato de postre: debe tener 20 cm de diámetro.

Los platos se colocan al filo de la mesa dejando 1 cm del borde. Esto también aplica  para los cubiertos que dependiendo de la mesa, si es redonda o cuadrada, quedarán rectos o en forma semicircular.

La separación entre los platos tiene que ser la suficiente para que cada comensal pueda comer sin chocar con el brazo del de al lado. Se recomienda una separación de 60-75 centímetros a lo ancho por comensal, de esta manera pueden comer y moverse cómodamente, y su vajilla y cubiertos estarán bien delimitados.

Colocación del plato de pan a la izquierda y su cuchillo correspondiente con el filo hacia adentro en la parte del bajo-plato o plato base.

Para tu cena formal, si en tu menú hay ensalada y sopa la ubicación correcta para esos tipos de platos es un plato de ensalada pequeño y plato de sopa en la parte superior.

Colocación de la cubertería

El tenedor a la izquierda y a la derecha el cuchillo con la hoja hacia adentro. Todos ellos a una distancia de 2 cm del plato y de forma paralela. cuchara y tenedor) y colocándola en la parte superior del bajo-plato o plato base.

Colocación de copas. Se colocarán por tamaños quedando en primer lugar la copa del agua que irá en la parte central delante del plato base y a su derecha la copa de vino tinto y posteriormente la del vino blanco, quedando todas alineadas.

Colocación de la cubertería. Cuchillos a la derecha del plato principal con los dientes del cuchillo mirando hacia al mismo. El tenedor va situado a la izquierda y la cuchara sopera a la derecha. Es aconsejable coger la cubertería por el cuello, al igual que las copas. Es de gran importancia  elegir tus cubiertos según los platos a servir.

Cada cubierto tiene una forma y tamaño determinado que condiciona el uso que el mismo tiene dentro de la mesa.

Cuchara sopera: Cavidad honda, de unos 22 cm de largo.

Cubiertos de carne: Tenedor de 4 púas y cuchillo de dientes.

Cubiertos de pescado: tenedor de 3 púas y cuchillo tipo pala.

Cubiertos de postre:  Tamaño pequeño.

Cuchillo de quesos: Este tipo de cuchillo puede variar, dependiendo el tipo del queso. Algunos tienen sierras pequeñitas, pero comúnmente son lisos. Hay unos que tienen hoyos en la hoja para evitar que se pegue el queso del cuchillo y otros tienen dos dientes para hacer la función de tenedor y recoger el queso cuando se pique. Es parecido al cuchillo de untar, pero más fino y quizás con la punta menos curvada.

Cucharilla de postre. Más pequeña de la cuchara de mesa, de tamaño algo menor de la mitad de ésta. Utilizada para todo tipo de postres: cremas, “mouses”, tartas, etc.

Tenedor de postre: De tamaño algo menor a la mitad del tenedor de mesa. Dentado corto 3 ó 4 dientes, generalmente, se utiliza  para postres y como elementos de corte en alimentos blandos.

Tenedor de frutas : Es uno de los más pequeños y lo puedes diferenciar del resto porque no tiene filo.

Tenedor de quesos : Es muy similar al de postres, pero menos pesado.

Los cubiertos se colocan  en orden de utilización del exterior al interior hacia el plato, con los tenedores a la izquierda y las cucharas, cuchillos y palas de pescado a la derecha, salvo las cucharillas y cubiertos del postre, que pueden colocarse junto al plato en la parte superior, o esperar hasta el momento de servir el postre para colocarlos.

Abrillantar la cubertería: el bicarbonato ha sido el remedio de toda la vida para sacar brillo a los cubiertos. Prepara un bol con agua tibia y bicarbonato. Deja que se disuelva bien y entonces lava los cubiertos normalmente con una esponja. Sécalos para que el acabado sea aún más brillante.

Limpiar cubiertos de plata: para que tu cubertería más preciada esté brillante en las grandes ocasiones prepara un recipiente con una capa de papel aluminio al fondo, agua muy caliente y sal. Introduce los cubiertos y déjalos unos segundos. Después, sácalos del agua con sal y sécalos con un paño seco. La cubertería quedará reluciente y lista para brillar sobre la mesa.

Las servilletas: Es todo un tema ni los propios expertos se ponen de acuerdo; Se puede colocar en cualquiera de las siguientes posiciones: a la izquierda del plato, encima del mismo, o bien la podemos colocar, en otros casos, a la derecha del plato -teniendo en cuenta que la mayoría de las personas somos diestras, y será con la mano derecha con la que tomaremos la servilleta para desdoblarla y ponerla sobre nuestro regazo.

Copas. los 3 tipos de copas, por orden de consumición delante del servicio de mesa, de los platos, de derecha a izquierda o las colocas en línea o en forma triangular, siempre siguiendo el orden en el que se vayan a servir (empezando por la derecha.  Primero se posiciona la más grande (copa de agua), seguidamente la mediana (vino tinto) y por último la pequeña (vino blanco).

Si coloca solo dos copas, una de agua y otra de vino. La de agua a la izquierda y a su derecha la de vino. Se colocan frente al plato, en la parte superior.

Si, las copas de cristal han estado aguardadas pueden  adquirir un aspecto opaco, dales un repaso de la siguiente manera. Pon un olla de agua en el fuego y cuando rompa a hervir pasa cada copa por encima y deja que el vapor de agua la impregne por dentro y por fuera. Inmediatamente, seca la copa y sácale brillo con un trapos suave seco, sujetándola por la base y haciendo movimientos repetitivos y enérgicos

 

 

Comments

comments

Compartir