Puede que haya sido votada por segundo año consecutivo –y con toda justicia- como “la mejor comida callejera del mundo” en el ranking que elabora CNN. De esto hace apenas semanas. Sin embargo, las autoridades de Bangkok, capital de Tailandia, han ordenado que para finales de 2017 todos los puestos de comida deben haber abandonado calles y aceras.

La medida es un intento por devolverle el pavimento a los transeúntes y por darle prioridad “al orden y la higiene” en la ciudad, según los voceros del gobierno. Un esfuerzo loable de no ser porque estos viandantes conforman hoy parte esencial de la actividad económica, cultural y turística de Bangkok.

De acuerdo a datos de The Telegraph, más de 20000 puestos se reparten entre los 50 distritos de la ciudad para ofrecer desayunos, almuerzos, cenas y toda suerte de platillos a turistas y locales. La variedad es apreciable y los precios solidarios. Una actividad que es el soporte de miles de familias en el país asiático.

“Es imposible evitar la comida callejera en Bangkok, donde los puestos en las aceras, en diferentes partes de la ciudad, operan dentro de un sistema de rotación. Algunos atienden en la mañana para ofrecer su dulce leche y su tradicional queso de soya. Más tarde, otros preparan sus fragantes arroces y su pollo escalfado para el almuerzo”, reseñaba CNN.

Variedad y gusto

Noodles, curry, pad thai, son tantas las ofertas de platillos, frutas y dulces que hay zonas donde el aroma a cocina impregna el aire por cuadras. La “street food” es parte del ADN citadino. Tanto así, que en 2015 fue el centro de la campaña que hicieran las autoridades turísticas de Tailandia para atraer visitantes de otros países.

Algunos funcionarios han aclarado que no necesariamente todos los vendedores de comida dejarán de ofrecer sus servicios. Al parecer, quienes estén “alejados de las aceras” y aquellos que posean cierto tipo de “carros” podrán seguir brindando sus servicios. Otros, aparentemente, serán relocalizados en espacios como mercados.

Una cosa es cierta, parte del encanto que ofrecen estos puestos callejeros podría perderse para siempre. Afortunados los foodies y curiosos que ya cuentan con un pasaje para arribar antes de diciembre a la que Forbes ha reseñado como “la ciudad más visitada del mundo” hoy día.

 

 

Comments

comments

Compartir